Quince días antes de que Diego muera, su médico aseguró que tenía «autonomía y lucidez» – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Habló de "buen estado de salud" |Quince días antes de que Diego muera, su médico aseguró que tenía "autonomía y lucidez"

El 10 de noviembre, Leopoldo Luque afirmó que Diego era "Una copa, después de esa copa necesitaba otra pero no es un gran consumidor. Es todo un cuadro debido a los fármacos que toma, un poco de alcohol le hace mal por la medicación que recibe". La historia clínica que el neurocirujano parece desconocer.
Redacción N&P/Télam
Sociedad
Redacción N&P/Télam
Sociedad

Diego Armando Maradona continuaría su tratamiento por un "cuadro de abstinencia" por su adicción al alcohol en una casa acondicionada para tal fin, dijo el 10 de noviembre su médico personal Leopoldo Luque, quien agregó que eso está prácticamente resuelto, aunque aún no quiso confirmarlo. 

"Diego estaría en una casa, con enfermeras, es una de las ideas más fuertes si dudas, estoy a favor de lograr lo mejor que se pueda con un paciente como él. Lo estamos discutiendo con la familia pero todo va en una línea como la de la casa, con los cuidados que necesita. Está prácticamente resuelto, aunque no quiero confirmarlo todavía", dijo Luque en radio La Red. 

A la hora de señalar cómo está Maradona, explicó: "Diego tiene un buen estado de salud. El deterioro que se observó cuando fue a la cancha de Gimnasia lo notó todo el mundo, es un paciente con un principio de autonomía, si llega a un punto que peligra su vida o la de terceros el médico debe interceder". 

El facultativo agregó: "Diego no llegó nunca a esa instancia, el deterioro de su salud fue marcado por hábitos, lo llevamos a la clínica, lo estudiamos y encontramos algo mas allá de lo que sabíamos lo que tenía". 

Maradona en principio fue internado en una clínica platense por un cuadro de anemia y deshidratación y a través de un estudio se descubrió la existencia de un edema subdural, del cual fue operado por Luque en la Clínica Olivos. 

En cuanto al cuadro de abstinencia de alcohol que sufre el campeón mundial en México 1986 Luque señaló: "Diego no quería quedarse internado, se puso agresivo para querer manejar la situación. Lo vimos con un cuadro de abstinencia, con sudoración y euforia, y no solo por la neurocirugía, que era un cuadro esperable, en cierto punto habíamos previsto el tratamiento e internarlo unos días más". 

 

Sobre la adicción al alcohol, Luque puntualizó "Diego era una copa, después de esa copa necesitaba otra pero no es un gran consumidor. Es todo un cuadro debido a los fármacos que toma, un poco de alcohol le hace mal por la medicación que recibe". 

Cada día que pasa se hace más dificultoso mantener a Maradona en la clínica y Luque explicó el porqué: "Maradona hoy es una persona con mucha lógica y me dice '¿Luque qué hago acá? me quiero ir'. Hay que pensar que tiene 60 años, que tiene autonomía que tiene lucidez y entonces analizar hasta donde se lo puede invadir, qué se le puede proponer". 

 

El médico sin embargo, parece desconocer la penosa historia clínica de Maradona que entre otras reconoce:

 

  • 1982: padece hepatitis benigna tipo A mientras está en Barcelona
     
  • 1983: sufre una de las peores lesiones de su carrera, fractura de tobillo izquierdo, tras una fuerte falta de Andoni Goikoetxea en un partido entre Barcelona y Athletic de Bilbao. 
     
  • 1991: como jugador de Napoli da positivo por cocaína en un control antidoping tras un partido de la Serie A contra Bari. Ese mismo año es detenido, con drogas en su poder, en un departamento del barrio de Caballito: es obligado a someterse a un tratamiento terapéutico contra las adicciones. 
     
  • 1994: vuelve a arrojar positivo en un control antidopíng, por efedrina, luego del partido Argentina-Nigeria por la primera rueda del Mundial de Estados Unidos 1994. 
     
  • 1997: sufre un pico de presión y debe ser hospitalizado mientras participaba de un programa de televisión en Chile. 
     
  • 2000: es internado de urgencia en Punta del Este, Uruguay, luego de una crisis hipertensiva y un cuadro de arritmia. Ese mismo año, en Cuba, tiene un accidente y sufre lesiones leves, Y fue internado en enero en un clínica porteña por una sobredosis de cocaína.
     
  • 2004: se interna de urgencia en la Clínica Suizo Argentina de Buenos Aires por una crisis cardíaca y una infección pulmonar.
     
  • 2005: con 120 kilos de peso, se somete a un by-pass gástrico en Colombia para reducir el tamaño de su estómago. 
     
  • 2007: por un cuadro de abuso de alcohol lo internan en el sanatorio Güemes de Buenos Aires. Días después del alta lo internan en un hospital de Ezeiza por reactivación de una hepatitis tóxica, cuadro por el que más tarde lo trasladan a una clínica porteña. 
     
  • 2019: se somete a una operación de rodilla (prótesis). 
     
  • 2020: durante la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus adelgaza once kilos. 
     
  • 2020: es internado voluntariamente en La Plata por un deterioro de su salud. Su entorno lo ve anémico y deprimido. Le hacen una serie de estudios. Está "lúcido y consciente", afirma su médico. Lo trasladan a Olivos para operarlo de un hematoma subdural.

 

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig