El hombre del video de Maradona fue acusado de ser un dealer – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 3089 CASOS NUEVOS Y 23 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

El hombre del video de Maradona fue acusado de ser un dealer

Una vieja historia une a Mariano Castro y Maradona con el gobierno de Fernando De la Rúa y Darío Lopérfido y una campaña polémica de la Presidencia que se llamó "Maldita Cocaína". Un increíble viaje al pasado atado al presente, en el que existe también un nuevo video del acusado.
Carlos Russo
Sociedad
Carlos Russo
Sociedad

Tras dos semanas de la muerte de Diego Maradona, quien falleció el pasado 25 de noviembre, comenzó a circular en los medios de comunicación un video inédito con imágenes del futbolista días antes de su última operación. En el clip se lo ve cantando mientras toma cerveza y fuma un habano.

 

El video fue difundido en el programa Confrontados y, según afirmaron, grabado sólo días antes del 3 de noviembre, fecha en la que el crack fue sometido a una operación por un hematoma subdural, aunque existen dudas sobre la fecha de esa grabación.

 

 

Y ese video está atado por un hilo casi invisible con una historia que sucedió hace más de 20 años y tuvo como protagonista a Mariano Castro, el hombre que está junto a Maradona en las imágenes y que compartió su "internación" durante cuatro años.

Enero del año 2000. El presidente era Fernando De la Rúa y a su secretario de Comunicación y Cultura, Darío Lopérfido, se le ocurrió una campaña callejera con afiches que decían "Maldita cocaína". La movida coincidió con la internación de seis días de Diego Maradona en el Instituto Sacre Coeur de Buenos Aires por una sobredosis de cocaína.

En ese sentido hay que admitir que la campaña  logró el cometido de conmocionar. Tanto, que desató una fuerte interna en el mismo Gobierno y un escándalo del que formó parte Maradona, aunque Lopérfido negó que se hubiese querido aprovechar el episodio del exjugador para causar mayor impacto en la campaña contra la droga.

 Sin embargo, algunos de sus colaboradores admitieron que la frase "Maldita cocaína" fue recogida de declaraciones que hizo el cardiólogo Carlos Álvarez, quien atendió al jugador, antes de su viaje a Cuba para su rehabilitación y luego de esa internación.

Álvarez dijo que los fanáticos de Maradona, que desplegaban frente a la clínica Sacre Coeur carteles con la leyenda "Aguante, Diego", deberían en cambio exhibir pancartas que dijeran "Maldita cocaína", tras lo cual relató los graves daños cardíacos que el consumo de la droga le había provocado al "10". 

"No tiene nada que ver. Se trata de un simple juego de palabras", reiteró Lopérfido al referirse a la leyenda de los carteles.

Además, Lopérfido negó cualquier tipo de vinculación de la inscripción "Maldita cocaína" con la expresión "Maldita policía", que algunos medios periodísticos utilizaron para referirse a las fuerzas de seguridad bonaerenses, en particular la revista Noticias, investigación que fue conducida en 1996 por quien "armoniza" esta nota cargada de archivo.

 

La foto de tapa de noticias es de José Luis Cabezas, asesinado por una banda mixta en 1997.

 

Pero la polémica siguió creciendo y así lo reflejó la periodista Emilse Pizarro en el diario La Nación en aquellos inicios del 2000. 

"Las novedades en los seis días que Diego Maradona estuvo internado en el Instituto Sacre Coeur de Buenos Aires no giraron sólo en torno del estado de salud del ex astro del fútbol. El director del instituto, Carlos Álvarez, fue el encargado de dar los partes médicos y de levantar una polvareda con sus declaraciones y denuncias", redactó Pizarro. 

"Álvarez, de un estilo directo y sin rodeos, denunció en una conferencia de prensa que un falso médico había ingresado en la clínica que él dirige para proveer de cocaína a Maradona. El escándalo que desde ese momento se desató y que llegó al punto en que el juez Literas actuó de oficio para investigar el hecho, era ignorado por Maradona. Hasta ayer". 

En diálogo telefónico desde La Habana con Radio Mitre, el excrack se enteró por medio de los periodistas de las denuncias del cardiólogo y no tardó en arremeter contra él: "Álvarez montó una farsa con el asunto del falso médico. No me merece el menor respeto". Y fue aún más lejos al anticipar que daría instrucciones a sus abogados para que iniciaran acciones legales. 

 

<div data-oembed-url="https://

se acuerdan que loperfido empapeló buenos aires con carteles de &quot;maldita cocaína&quot; cuando el diego casi la queda en punta del este. onda, darío loperfido, que tony montana le pedía si le quedaba algo pic.twitter.com/v8vpQpBqq9

&mdash; mariano (@buensalvaje) March 23, 2019

">

En esa charla radial amistosa se lo escuchó mucho más lúcido que en las anteriores entrevistas. Hasta habló al aire con su amigo Mariano Castro, el médico inculpado por Álvarez de ser un dealer. Castro, a quien Maradona llamó más de una vez Juan y no Mariano, dijo que era "su amigo incondicional". 

"Hasta ahora no dije nada porque su estado me merecía respeto, pero la venganza es un plato que se come frío", sentenció el amigo del "10". 

Los afiches de Presidencia de la Nación que inundaron Buenos Aires con la leyenda "Maldita cocaína" también fueron motivo de comentario de Maradona. Y lo enfureció saber que provenían de la Secretaría de Comunicación y Cultura. 

"Si hay que hablar de cultura y de droga, con ese cartel no solucionamos nada. En la Argentina se empieza a construir por el techo", dijo. 

Maradona hizo referencia a las campañas preventivas anteriores y recordó, en tono burlón, la que encabezó el exsubsecretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones de la Nación, Alfredo Miroli. "Fleco y Male", dos dibujos animados que dialogaban con el médico, eran los referentes. 

"¿Seguimos teniendo muñecos que toman droga?", fue la pregunta irónica lanzada por el exjugador desde La Habana. 

La Secretaría de Comunicación y Cultura, que conducía Lopérfido, no logró escapar al sarcasmo del "10", que comparó la política de comunicación de la Alianza con el juego infantil de las dos latitas de conservas que, unidas por un hilo, se utilizan para simular un teléfono. 

El tinte de denuncia de las declaraciones de Maradona no se agotó ahí. En el frasco quedaba suficiente tinta como para decir: "En la droga hay intereses muy grandes. En la Argentina se mueren muchos chicos porque no pueden pagar los tratamientos para salvarse. Y a otros no los salvan porque así tienen trabajo para muchos años".

Pero la salud de Maradona, además de aquella internaci´n en el año 2000, reconoció múltiples problemas:

Alejado hoy de aquella polémica, el hombre del video, Mariano "Juan" Castro, relató su relación con Maradona durante sus últimos días sin hacer referencia, claro, a aquella historia que lo hizo "dealer" por un rato.

 

 

Más Sociedad

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig