Victoria Tolosa Paz: «Cuando se fue Macri, el trabajador ya necesitaba el 82% de su salario para alimentarse» – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 3089 CASOS NUEVOS Y 23 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Compromiso y militancia |Victoria Tolosa Paz: "Cuando se fue Macri, el trabajador ya necesitaba el 82% de su salario para alimentarse"

La presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales dialogó con Negocios&Política sobre el rol del Gobierno para gestionar la crisis suscitada por la pandemia. Además, contó su recorrido en la política y sobre cómo es ocupar un lugar público siendo mujer.
Política
Política

En medio de una crisis económica y sanitaria sin precedentes, el rol social se constituyó en un pilar del gobierno de Alberto Fernández. La pandemia obligó al Estado a hacer esfuerzos fiscales enormes para asistir a los más vulnerables. Y, además, se transformó en un pilar para sostener los puestos de trabajo que la pandemia puso en jaque.

Uno de los personajes fundamentales detrás de este brazo asistencialista que tiene el Gobierno es Victoria Tolosa Paz, presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales. En una entrevista exclusiva con Negocios&Política habló sobre los grandes desafíos que enfrentan desde el Ejecutivo nacional. Además, se refirió a sus inicios en la militancia, su devoción por Evita y el rol de la mujer en la política argentina.

- N&P: ¿Cómo congeniar las dos grandes necesidades que hoy tiene Argentina: eliminar el hambre y fomentar la producción, que es lo que va a promover más trabajo?

- Victoria Tolosa Paz: En Argentina no sólo basta con tener la garantía de un trabajo para tener un ingreso digno y poder cubrir la canasta básica de alimentos. Esa relación se fue desarticulando muy fuertemente en los cuatro años de Macri. El macrismo agudizó aún más esta problemática Cuando nosotros nos fuimos en diciembre de 2015, un trabajador invertía un 52% de su salario mínimo en la canasta alimentaria. Con Mauricio Macri hubo un desplome del salario básico y el trabajador ya necesitaba el 82% de su salario para alimentarse. Lo primero que hicimos con el equipo de Daniel Arroyo fue darnos cuenta que había que nivelar ingresos rápidamente, recomponer parte de esa pérdida en la relación entre ingresos de los más pobres con la canasta básica de alimentos. Necesitamos que la producción de alimentos sanos -pollo, carne, frutas, verduras y lácteos- vuelva a estar en la agenda del público. Hoy ese tipo de alimentos están lejos del conjunto que vive de un salario en Argentina. Entonces, además de esa batería de relaciones que estamos custodiando hay que ampliar la oferta de este tipo. 

- N&P: ¿Y cómo se está trabajando específicamente en ese área?

- VTP: Vemos con muy buenos ojos dos de los programas claves: la ampliación del Pro Huerta pero, además, la ampliación de los programas de asistencia que lleva adelante el Ministerio de Agricultura de la Nación. Hay que ampliar la oferta, hay que nivel ingresos para arriba y hay que ampliar la producción de alimentos de esta categoría. 

- N&P: ¿Y eso cómo se hace?

- VTP: A través de algunos de los proyectos que están en la Cámara de Diputados, por ejemplo, la marcha al campo: un proyecto de ley que tiene muchos años de trabajo y tiene una mirada puesta respecto a qué hacemos con la tierra ociosa del Estado, que podría estar repensada para producir alimentos.

La tarea social es central en la función de Victoria Tolosa Paz.

 

- N&P: ¿Qué rol juega Alberto Fernández en esta visión de reconstrucción?

- VTP: Desde nuestro lugar, creemos que la decisión de esta política de Alberto Fernández de tener una mirada de planificación que vuelva a tener un sentido focalizado en el interior a partir de un desarrollo de la producción de la tierra es necesario. Sin darnos cuenta, vamos a darles mayores respuesta a esos sectores que necesitan de la oferta de alimentos. Todo esto es impensado si no tenemos una política activa de agua. Siempre pongo el ejemplo de La Rioja, que tiene un periurbano muy importante que nunca desarrolló esa zona; esto sucedió entre otras cosas porque no hubo un plan de desarrollo de agua. La Rioja podría ampliar su gran cantidad de tierras improductivas, podría generar trabajo y ampliar la matriz productiva de alimentos. Todo esto es una agenda que forma parte del Gobierno. Siempre dijimos que el hambre era ingresos, canasta básica de alimentos y producción de alimentos, cambiando un poco el paradigma en Argentina.

"Alberto tiene una mirada estratégica que permite planificar a largo plazo, sin olvidarnos de las urgencias".

- N&P: El Presidente decía que era importante empezar a darle a las tierras improductivas algún tipo de valoración, pero siempre haciendo hincapié en lo que significa el derecho a la propiedad privada. ¿Cómo analizás en este contexto el fenómeno de las tomas?

- VTP: En principio, hay que analizar el déficit habitacional como un déficit que tiene toda la sociedad en su conjunto. Quienes tenemos responsabilidades de Gobierno tenemos que hacernos cargo de que la problemática la podemos tomar de manera corta en términos de entender que todos nos ponemos de acuerdo y sostenemos la legalidad de nuestro Código Penal, que tipifica la usurpación de la propiedad privada. Dicho esto hasta la hartazgo, tan cierto como esto es qué hacemos con toda esta gente si disponemos de un desalojo. ¿Dónde la vamos a relocalizar? Tenemos la capacidad de darnos cuenta que con un déficit de 2 millones de personas que no pueden tener ni un terreno, si eso no lo genera el Estado, el mercado por sí solo no lo va a generar. No existe esto. Hoy la depreciación del salario, que está realmente en un nivel muy bajo respecto a otros años en donde hemos escalado, hace que sí o sí haya una necesidad imperiosa de trabajar en programas desde el Gobierno nacional. No sólo desde el ProCrear, sino en la parte que nos quedamos cortos allá por 2015: la gran política de generación de suelo en Argentina.

- N&P: Explicanos un poco más ese concepto-

- VTP: A partir de un Estado que genere herramientas para poder captar parte de algunas plusvalías urbanas. El sector privado invierte muchas veces en el conurbano y provincia de Buenos Aires, donde se desarrolla ya no en altura sino en barrios privados. Éstos tienen que pagar el 10% de la plusvalía urbana de esos desarrollos que le permitirían a los estados locales ir armando el banco de tierra y la urbanización de los sectores populares; lo que se llama los desarrollo de tierra por parte de las intendencias. El que tiene el rol de planificar es el estado local y los estados provinciales. La tierra tiene que tener un uso para la vivienda, la producción de alimento y el desarrollo industrial. No podemos ir permitiendo que cada uno vaya asentándose a vivir donde puede; tiene que haber un estado que genere esas condiciones. En la provincia de Buenos Aires, desde el 2012, rige una Ley de Justo Acceso al Hábitat, que durante los años del macrismo no se implementó e incluso la negaron.

 

- N&P: ¿Cómo nos preparamos para la reconstrucción de lo que viene por delante teniendo en cuenta que es mucho lo que habrá que hacer?

- VTP: Yo soy muy optimista porque creo de verdad que gobernar en tiempos de pandemia requiere de hombres y mujeres con un compromiso muy grande. Tuvimos una caída del PBI inédita, no sólo en Argentina sino en la región y en el mundo. Estos 12 puntos que vamos a caer en el 2020 es un daño económico y social muy fuerte que no queremos tapar. Gobernar en pandemia requirió un esfuerzo muy grande de políticas inéditas hasta la pandemia como fueron dos de las más grandes: el IFE y el ATP. Yo creo en el norte de inversión, producción y trabajo que plantea nuestro Gobierno. Creo que es necesario reconstruir la Argentina. Nosotros necesitamos recuperar la capacidad productiva de nuestros empresarios Pymes industriales. Tenemos la capacidad ociosa más grande e inédita producto, no sólo de la pandemia, también de la pandemia de Macri, que había destrozado el entramado Pymes, cerrando más de 25 mil pequeñas y medianas empresas. Perdimos 240 mil puestos de empleos y aquellos que sobrevivieron tiene capacidad ociosa de más del 50 por ciento.

- N&P: ¿Y a qué ritmo se pueden ir consiguiendo esos objetivos?

- VTP: La caída es tan abrupta que levantarnos y ponernos de pie es muy de a poco. Ahí hay toda una tarea que es con mucha paciencia y acompañamiento de los sectores que aún no se pueden encender y, al mismo tiempo, teniendo una línea muy clara de préstamos al sector que produce en Argentina, con tasa subsidiadas como no hubo nunca antes. El listado de inversiones que se han hecho en pandemia entre agosto y octubre me permite ser optimista. Porque eso quiere decir que hay un sector empresarial que ve un norte en la reconstrucción argentina, con eje en inversión, producción y trabajo. Es el trípode por donde tenemos que caminar para salir adelante.

 

- N&P: En la carta que escribió, Cristina habló de “funcionarios que no funcionan. ¿Cómo analizás los dichos de Cristina en el contexto del trabajo de Gabinete?

-VTP: Creo que Cristina fue muy precisa a la hora de decir que el que toma las decisiones en Argentina es el Presidente. Lo dice en un contexto donde muchos medios dicen que el que conduce la Argentina es ella y no Alberto. Yo creo que Cristina está dejando claro que ella quizás no aprueba a todo el Gabinete y posiblemente haya ministros que le gustan y otros que no le gustan. Pero, claramente, está marcando que quien elige a esos ministros y ministras es el Presidente y no ella. Creo que también deja claro que éste es el Gabinete de Alberto Fernández y quien puede modificarlo es él. Nosotros estamos convencidos de que si van a haber cambios en el Gabinete van a ser decisión del Presidente y no de Cristina. Pero tampoco veo que Cristina salió a marcarle la cancha a Alberto.

 

El rol de la mujer en la actividad política

- N&P: ¿Cuándo comenzaste a vincularte con la política?

- VTP: No muy chica. Exactamente a los 23 años comencé a trabajar en el Ministerio de Desarrollo Social en la provincia de Buenos Aires, en el equipo que conducía Eduardo Duhalde, como Gobernador, y Chiche Duhalde, quien estaba a cargo del Consejo Provincial de la Familia y Desarrollo Humano. En ese mismo edificio estaba yo siendo una joven empezando a abrazar la política, el peronismo y la vocación de ser parte de los gobiernos que transforman realidades. En los años 70' nos habíamos ido a vivir a Posadas con mi familia,, un poco huyendo de los años trágicos de la dictadura. No por militancia, sino porque mis padres eran jóvenes, tenían amigos que militaban en universidad y huyendo de esa masacre que fue el 76' y 77'. El jardín de infantes lo hice en Posadas. Pero venía de una familia clase media, alejada de la política por los daños de la dictadura. Yo empecé a abrazar mi militancia social primero sin darme cuenta que eso iba a ser un motor para convertirme en la primera peronista de la familia. Arranqué ahí y no me fui nunca más de ninguno de los dos ministerios, tanto de Nación como de Provincia, siempre vinculada a lo social. Me recibí siendo madre. Estudiaba Ciencias Económicas y muchos me decían 'qué carrera rara para alguien que le gusta lo social'. Luego me involucré mucho en el tema de tierras, el acceso al hábitat, trabajé en ProCrear, Anses, he tenido más de 23 años que he pasado por distintas áreas del Gobierno y todas me han servido mucho para entender qué hace un Gobierno peronista cuando llega al poder, que es buscar la inclusión de los sectores más desprotegidos y, a la vez, generar trabajo.

- N&P: En los últimos 25 años me imagino que el lugar de la mujer en la política fue experimentando un cambio. ¿Cómo lo percibiste vos a lo largo de estas dos décadas de trabajo político?

- VTP: Hemos experimentado un cambio enorme y hemos tenido la dicha de tener a Cristina como máxima expresión. Cuando era más joven era impensado tener una presidenta en Argentina, porque siempre fue un lugar reservado para los hombres. Nos fuimos acostumbrando a ver esas capas de avances de la mujer en lugares donde antiguamente no estaban permitidos. A nosotros nos dejaban para las partes más sociales. Cristina irrumpe en áreas muy sensibles. Incluso tuvo ministra de Economía, de Industria, de áreas de Defensa; mujeres rompiendo algunos estereotipos. Nadie se lo reconoce eso a Cristina. Yo creo que ella se animó a tener un Gabinete con una presencia femenina en lugares y en carteras no habituales para las mujeres.  Yo hago esa misma tarea imitando un poco lo de ella en la Red de Concejalas, una red que se forma a partir de esa labor nuestra de ir cociendo este territorio tan disperso para empujar a mayor nivel la participación de las mujeres. Siempre me llamó la atención el poco nivel de participación que tenemos en los ejecutivos locales en Argentina.  A lo largo del tiempo hemos avanzado mucho. Por ejemplo, con la Ley de Cupo y Ley de Paridad. Eso en las Cámaras, en la provincia y la Nación. En los que es los ejecutivos locales, sólo el 12 % de las intendencias es ocupada por una mujer. Y en la provincia de Buenos Aires, sólo el 4,44 %: 6 intendentas de 135 municipios.

- N&P: ¿Cuál es el rol de la mujer cuando llega a lugares de representación?

- VTP: Bueno, lo que hacemos es seguir trabajando para seguir fortaleciendo la participación de la mujer en política porque queremos elevar esos niveles. Esos niveles se elevan librando discusiones muy profundas como, por ejemplo, la Ley Orgánica de las Municipalidades en donde ni la palabra intendenta, concejala ni vecina está pronunciada. Creemos que hay que desempolvar algunas leyes que están representando a otra sociedad. Tenemos que trabajar desde el lenguaje, lo que no se menciona no existe; y nosotras creemos en la capacidad de gestión de las mujeres, sobre todo en esos primeros lugares que son los gobiernos locales. Entonces, queremos avanzar fuerte para tener niveles parecidos a Bolivia. Creo que es una asignatura pendiente todavía para Argentina. Realmente ser mujer y ser política en Argentina es animarse a que digan de vos cualquier cosa: desde la ropa, el pelo o amantes. A un hombre no se lo criticaría ni por el 10%. Muy pocas veces focalizan en la capacidad de gestión que tenemos las mujeres. 

 

- N&P: ¿Cuál es tu imagen de mujer, la que seguís como modelo?

- VTP: Yo sigo mirando y soñando con Evita por lo que significa en la historia de la Argentina, por lo que significó en esa década y cómo tuvo que romper los moldes preestablecidos. Sin llegar a ser presidente ni vicepresidente se transformó en la líder de la República Argentina a través de esa enorme personalidad que tenía. Me sigue conmoviendo hasta las lágrimas. La primera que me sale es Evita y no dudo un minuto.  Por otro lado, siempre digo que tengo la dicha de haber conocido y charlado con Cristina Kirchner. Son las dos grandes referentes a las que sigo mirando. A Cristina me hubiera encantado verla como intendenta.

- N&P: ¿Con qué se divierte hoy una mujer que está en política?

- VTP: A mí me gustan tres cosas. En primer lugar, me divierto mucho en mi rol de abuela. Mi diversión es llevarme diez nietos a dormir a mi casa y pasarme todo el sábado a la noche con una pijamada en ese cuarto que les armo. Nos divertimos, miramos películas, jugamos juegos de mesa. Me puedo pasar cuatro horas jugando con ellos a la Generala. Después, mi amor por el cine lo reemplazó Netflix. Todos me preguntan si vi Borjen; claro que sí. Y, por supuesto, también la actividad física. Soy una persona que tiene un compromiso con salir a correr y andar en bicicleta. Son algunos de los gustos que me doy después de jornadas intensas: familia, deporte y el disfrute entre el asado y los nietos.

Junto a Alberto, su esposo Pepe Albistur y el ministro Juan Cabandié.

El otro gran amor de Victoria

- N&P: ¿Cómo es la relación con tu esposo Pepe Albistur, seguramente cruzada por la política?

- VTP: Primero, está bueno que aclaremos esto: muchos creen que yo soy simplemente la mujer de Pepe y que llegué a este lugar de gestión en la política por él. Los buenos periodistas pueden entrevistar a hombres y mujeres que me conocen hace 23 años con la misma vocación de trabajo que tuve siempre. Todos saben que soy una persona que tiene un alto compromiso social. Pepe es una persona muy honesta. Entonces, él con su amigo Alberto ha tenido relaciones muy cercanas, a pesar de haber pasado por puntos políticos muy diferentes en ciertos momentos. Cuando Alberto se fue del gobierno de Cristina, Pepe era su Secretario de Medios. Y cuando Pepe se va del Gobierno, se va pero siempre apostando desde afuera al kirchnerismo. Con Alberto son amigos desde hace muchos años. Él siempre le reconoce a Alberto que fue quien le presentó a Néstor Kirchner. Si no hubiera estado Alberto en el medio, Pepe no habría conocido a Néstor ni a Cristina. Por supuesto, tiene una relación muy franca y muy linda porque han estado en momentos de su vida de posiciones políticas muy distintas, pero siempre respetando la amistad. Siempre Pepe ha sido un tipo muy amiguero.

- N&P: ¿Cómo la ves a Fabiola como Primera Dama?

- VTP: La conozco desde mucho antes de imaginarme que iba a ser la primera dama de Argentina. Era el año 2017, íbamos a comer los cuatro: ella, Alberto, Pepe y yo. Era la compañera de Alberto, periodista y siempre muy comprometida con lo social. Previo a ser primera dama, ella tenía una agenda con mucho compromiso en la cuestiones de la infancia, fundamentalmente, y creo que es una compañera de Alberto muy importante en el sostén emocional. La veo con mucho compromiso, con perfil bajo. Es una persona que ha viajado y ha vivido en distintos lugares del país y tiene esa mirada del interior profundo. Le aporta algo que un porteño como Alberto no tiene porque no mamó. Es una buena dupla.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig