Kreplak, lleva la pandemia a una falsa discusión de clases sociales – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

Coronavirus en Argentina: 24.999 nuevos casos y 383 nuevas muertes

 

El percentil bonaerense |Kreplak, lleva la pandemia a una falsa discusión de clases sociales

Mientras el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pide “no” ideologizar, el viceministro de Salud de la provincia con más casos de Covid acusa a los "muy privilegiados” por no respetar las medidas sanitarias. A todo esto, el ministro de Seguridad bonaerense dice que la “tensión social” se puede regular “de manera violenta".
Política
Política

Compatibilizar la campaña electoral con una ola de pandemia superior a la del año pasado y con una economía débil, es algo que preocupa en el oficialismo y estimula a la oposición. Lejos de discutir políticas sanitarias, ambos lados de la grieta llevan la cuestión a un plano ideológico, listos para chapoter en el barro.

Los datos

Ayer el Ministerio de la Salud de la Nación reportó 112 muertes por Covid en las últimas 24 horas y 7.264 nuevos contagios en el país, por lo que el número de casos positivos acumulados ascendía a 1.799.243 y las víctimas fatales a 45.407.

“La cadena de contagios es peor a la anterior, en cuanto a la velocidad en la que se están contagiando”, dijo el médico militar y ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, durante una de sus habituales giras mediáticas de domingo. Pero para llevar mayor tranquilidad a la audiencia, dijo que "el dato bueno es que la mortalidad es mucho menor".

La provincia que gobierna Axel Kicillof sigue estando en el primer puesto de contagios y muertes por la pandemia. Ayer volvió a ser la jurisdicción con más casos reportados: 2.598 nuevos casos y 75 fallecidos.

En segundo lugar, se encuentra la Ciudad de Buenos Aires con 1.157 contagios, poco menos que la mitad que del otro lado de la General Paz. Las muertes también estuvieron muy por debajo: 6 casos.

Una cuestión de clase

Según el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, hay un "sector social muy privilegiado que es muy reticente a seguir las normativas" vinculadas a los cuidados sanitarios. Lo dijo en otra entrevista de un domingo de radio.

En el mismo sentido, es decir tomar la pandemia como una cuestión de clase social y no de políticas públicas, aseguró que "los sectores populares son mucho más cuidadosos". También demostró su enojo: "No por ser uno más privilegiado económicamente tiene derecho a no cumplir las normativas generales vigentes".

Para Kreplak, “quienes no cumplen las normativas son minoría". Según su lógica de pensamiento, esa “minoría” son parte del “sector social muy privilegiado”.

Una “minoría” que se observa claramente en los últimos índices de pobreza, ya sean los difundidos por el Indec o los del observatorio privado y católico de la UCA. “Minoría” que -según esos mismos documentos- no se encuentra precisamente en la provincia que bien administra el ex ministro de Economía de la Nación y que tiene el mayor acumulado de contagios del país: 751.458.

Más allá de la estrafalaria idea de discutir la pandemia desde un plano de clase y no desde una política sanitaria, hay que destacar el sentimiento paternalista que tuvo el viceministro de Salud bonaerense al destacar que "la enorme mayoría de los pibes y las pibas son muy cuidadosos". Observación que seguramente estuvo apoyada sobre una solida base empírica que no coincide con las sobradas imágenes en las playas bonaerenses y en las poco solidarias fiestas clandestinas.

Una cuestión de fe

Cundo las ciencias no dan respuestas inmediatas, el mejor refugio del hombre siempre ha sido la esperanza, la fe. "Veníamos creciendo mucho”, dijo el médico sanitarista de Kicillof respecto a los casos de contagios, y agregó: “la última semana no hemos crecido, esperemos que este sea el inicio de un descenso".

Y cuando la esperanza y la fe no logran contener lo que a los sistemas políticos se les escapó de las manos, el orden social entra en una convulsión que puede resultar fatal. Varios pasajes de la historia de las religiones, dan cuenta del asunto.

En el extremo de la mesa (siempre en un extremo), Sergio Berni tiene su propia receta en la punta de la lengua: el coronavirus "puso al mundo en un estrés social muy fuerte" y "generó tensión social, que en algunos casos se resuelve de manera violenta".

La mejor vacuna contra el Covid, para pasar la fiesta en paz y para que los “cuidadosos” “pibes y pibas” vuelvan a casa, la descubrió el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, cuando le dijo al diario La Nación que "no hay que ideologizar". 

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig