El oficialismo avanzaría con el juicio político para los magistrados que desfilaron por la alfombra del macrismo – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 912 CASOS NUEVOS Y 38 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

El Poder Judicial bajo la lupa |El oficialismo avanzaría con el juicio político para los magistrados que desfilaron por la alfombra del macrismo

Las reiteradas visitas por parte de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos a la quinta Presidencial durante el mandato de Mauricio Macri podrían ser motivo enjuiciamiento. Colegas que piden explicaciones y hasta renuncias. En el Congreso quieren armar una comisión investigadora.
Pilar Lucena
Justicia
Pilar Lucena
Justicia

El descubrimiento de que jueces y fiscales hayan visitado en reiteradas oportunidades la quinta presidencial de Olivos, entre el 2015 y el 2019, generó cuestionamientos por parte de legisladores del oficialismo, quienes impulsarán una comisión investigadora en el Congreso y que promoverán la revisión de esas conductas en el Consejo de la Magistratura.  Además, podría ser imputado por una serie de delitos, entre ellos prevaricato, (que quiere decir, fallar en contra de lo que manda la ley), tráfico de influencias y abuso de autoridad.

El escándalo comenzó la semana pasada, cuando el portal de noticias El Destape reveló el análisis de los ingresos a la quinta presidencial de Olivos por parte de los camaristas de Casación Mariano Borinsky y Gustavo Hornos. Las fechas, casualmente, coincidían con fallos que perjudicaron a la hoy vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Por su parte, Hornos admitió que fue a Casa Rosada porque tenía una relación “social” con Macri, mientras que Borinsky afirmó que simplemente fue a jugar al paddle

Aunque, este último sostiene que su relación con Macri "nunca fue un secreto, sino que era de dominio público" y, de hecho, en su entorno consideran que su situación es distinta a la de Hornos porque sus pares estaban al tanto de las reuniones para tratar la reforma al Código Penal. Allegados al juez, reconocieron que las reuniones existieron, pero las desvincularon de cualquier connotación que tuviera que ver con decisiones judiciales.

"Macri convocó a Borinsky, a quien no conocía, a poco de asumir la presidencia para redactar un proyecto de reforma del Código Penal que quería presentar ante el Congreso", explicaron colaboradores de juez, quien prefirió llamarse a silencio durante el fin de semana.

Por otra parte, algunos colegas de Borinsky, que ya le habían pedido explicaciones e incluso la renuncia a la presidencia de la Cámara de Casación a Gustavo Hornos, impulsarán una medida similar tras el feriado de Semana Santa.

El ex presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, consideró que la conducta del juez de casación es, cuanto menos, un motivo de enjuiciamiento, ya que "el Código Procesal Civil dice que lo que hizo Borinsky es causal de juicio político". Además, explicó que las visitas reiteradas de un magistrado a Olivos pueden derivar en que alguna de las partes que se haya visto afectada por una resolución dictada por ese mismo juez plantee la nulidad de ese acto procesal con el recurso de la 'cosa juzgada írrita' y con el argumento de que "había un vicio que impedía que el magistrado se expidiera en ese expediente".

Mariano Borinsky, el magistrado que utilizaba la quinta de Olivos para hacer deportes

En contraposición, la senadora de Juntos por el Cambio e integrante del Consejo de la Magistratura, Silvia Giacoppo sostuvo hoy que "primero hay que preguntar cuáles fueron los motivos" de las reuniones entre el juez Borinsky y Macri. Además, vinculó la polémica con una "campaña" del kirchnerismo.

"Por supuesto si hubiese algo con sustento tendría que pasar por el Consejo de la Magistratura y el kirchnerismo seguramente lo va a hacer, como hicieron con el juez (Gustavo) Hornos y con todos los que tengan causas sensibles para la ex presidenta”, añadió Giacoppo.

Concluyó afirmando que "los que tienen que rendir cuentas son los imputados con pruebas escandalosas de corrupción, los funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner".

Por otra parte, desde el oficialismo, el titular de la bicameral de monitoreo a organismos y actividades de Inteligencia, Leopoldo Moreau (diputado del Frente de Todos), anticipó que promoverá la creación de "una comisión investigadora muy amplia" con el objetivo de analizar estos episodios ya que, desde su perspectiva, se trata de un "escándalo de proporciones". "Esto va a tener consecuencias muy graves. El Consejo de la Magistratura va a tener que intervenir", advirtió el diputado.

Desde el Congreso, el diputado Rodolfo Tailhade, al igual que Lugones, advirtió que los reiterados ingresos a la residencia de Olivos de magistrados y fiscales en ejercicio, que intervinieron o deben hacerlo en causas relevantes, "pueden significar la nulidad de muchas decisiones".

Además, aseguró que: "Más allá de lo que diga Borinsky, en la causa por espionaje de Lomas de Zamora existe una anotación obtenida del teléfono celular de Darío Nieto, que no está procesado pero sigue bajo investigación, de la que surge claramente que Macri tenía agendada una reunión con Borinsky cuyo tema era una denuncia penal y administrativa", según él eso demuestra que las visitas del juez de Casación a la quinta de Olivos no se limitaban a cuestiones deportivas o sociales.   |

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig