Berni y Grabois muestran los contrastes de un proyecto que se debate entre ahuyentar o atraer las inversiones – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Las dos caras del Frente de Todos |Berni y Grabois muestran los contrastes de un proyecto que se debate entre ahuyentar o atraer las inversiones

Nuestro antropólogo de la política vuelve a la carga con el tema de las tomas, pero esta vez plantea un interrogante que genera polémicas puertas adentro del oficialismo: ¿cómo generar confianza en un escenario de máxima crispación donde se plantean debates propios de sociedades precapitalistas?
Política
Política

El 29 de octubre perfectamente podría transformarse en el Día Nacional de la Propiedad Privada Recuperada. Los dos episodios que tuvieron lugar en Guernica y Entre Ríos pusieron en evidencia que en esta Argentina del siglo XXI todavía hay margen para discutir conceptos que parecían fuera de moda como la propiedad privada de la tierra y el rol del Estado en su protección.

Ojo, no me como la curva a mis 93 jóvenes años, así que no me vengan con eso de que "el derecho a la vivienda está por encima del derecho a la propiedad" porque es una chicana barata. Nadie niega que lo que se necesita en primer término es un Estado que garantice condiciones dignas de vida para toda la población. Pero en aras de ese principio, no podemos inmolar otros que son esenciales para el sostenimiento del sistema democrático.

Lo ocurrido ayer en la toma de Guernica demostró algo que parecía imposible: trabajando coordinadamente, los poderes del Estado pueden (y deben) avanzar en soluciones a las problemáticas acuciantes de la sociedad (como por ejemplo la falta de vivienda) sin permitir que se impongan las iniciativas de algunos inadaptados que apuestan a resolverlas quebrando las leyes.

Y en esta oportunidad, el tan cuestionado gobierno de Axel Kicillof demostró que entre la inacción y la violencia hay una infinita gama de caminos por recorrer, que van desde la negociación inteligente hasta la realización de un operativo de desalojo sin muertos, ni tragedias irreparables. En este punto fue esencial la labor de dos ministros que mostraron capacidad negociadora y ejercicio del poder, cada una en su debido momento: Andrés Larroque y Sergio Berni.

El primero muñequeó parejo entre usurpadores, intendentes y vecinos para desarticular una toma con miles de familias  y transformarla en la resistencia de un núcleo duro, claramente manijeado por los sectores que militan religiosamente la premisa fundamental del teorema de Baglini y proponen delirantes alternativas de solución a los conflictos que nunca podrían implementarse desde un gobierno serio.

Berni, por su parte, dejó en claro cómo se puede organizar con eficiencia un dispositivo policial para hacer cumplir la ley, sin violarla y llevó a cabo el despliegue de 4000 efectivos de la fuerza de seguridad con bien ganada fama de ingobernable, poniéndose al frente de la tropa y demostrando valor y capacidad para sortear el difícil obstáculo sin mayores consecuencias.

"A Berni lo respetan no solo los policías, sino también una buena parte de la sociedad que lo ve como un símbolo de autoridad en medio de un escenario de políticos débiles e incapaces", le cuenta a este enjuto cronista una fuente muy cercana al hombre recio del gabinete de Kicillof. Pero además, ha empezado a concentrar la atención de los sectores del establishment, que lo ven como un garante de sus intereses. "Tiene un discurso y un accionar alineados en defensa de la propiedad privada con un mensaje claro y sin dobleces, algo que para el sector productivo y empresarial es fundamental", relató otra fuente con llegada directa a los despachos de varios empresarios muy poderosos de la Argentina.

Chau Grabois

Ayer les conté sobre la bronca que hay con este muchacho de la CTEP no solo en el gobierno, sino también en el plenario de las organizaciones sociales, por su sobrexposición inconveniente durante el culebrón de la familia Etchevehere, que transformó una disputa por la herencia del difunto padre, en un hecho político sin precedentes.

Grabois perdió la pulseada con Luismi Etchevehere y Dolores terminó presa.

Como si la malaria fuera poca para el "tuneado de pobre" ex alumno del Godspell hoy la jueza entrerriana falló en contra de su clienta y lo dejó pedaleando en el aire. La pobre Dolores, que le confió su defensa al muchacho sanisidrense, no solo se quedó sin estancia y sin proyecto Artigas, sino que también terminó presa.

Grabois es todo lo que este gobierno nacional y popular NO necesita demostrarle al mundo que existe fronteras adentro de nuestro país. Un dirigente capaz de cortarse solo, sin respetar ninguna orgánica y terminar perjudicando al colectivo de organizaciones de las cuales dice formar parte; que no mide las consecuencias de sus dichos cada vez que enfrenta un micrófono o de sus actos, cuando debe asumir la responsabilidad de definir qué es políticamente correcto y qué no, no es alguien que otorgue previsibilidad a ningún proceso político.

Y como todos ustedes saben, cualquiera que quiera poner en juego sus intereses e invertirlos en alguna aventura no con fines benéficos, sino con el claro objetivo de reproducir su capital, demanda justamente eso: pre-vi-si-bi-li-dad. Por eso suena raro que este pibe, formado ideológica y espiritualmente en la doctrina jesuita, tenga tanta cabida en los alrededores de la vicepresidenta. ¿Será hora de eyectarlo también de ese cómodo lugar desde el que hace lo que se le antoja suponiendo que todos lo van a consentir?

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig