Martín Tetaz: el radicalismo busca liderar la oposición – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Análisis del discurso |Martín Tetaz: el radicalismo busca liderar la oposición

La dispersión del PRO refuerza la presencia de la UCR en la coalición, en medio de la limpieza de imagen y el rearmado de cara a las PASO. El economista se alinea al ala blanda de Juntos, pero reafirma puentes con los puristas. Máximo Kirchner, el enemigo elegido.
Federico García
Opinión
Federico García
Opinión

De espaldas a una escena urbana, con jóvenes charlando y bebiendo distendidos, rodeado de edificios universitarios y frente a un público ausente, ubicado detrás de las cámaras, como si los espectadores de YouTube fueran los verdaderos destinatarios, el economista Martín Tetaz presentó su candidatura a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Para dar su salto a la política partidaria, el panelista de televisión, que acompañará a María Eugenia “la Leona” Vidal, optó por reforzar las filas de la Unión Cívica Radical (UCR), al responder al llamado de su colega, el ex ministro del primer gobierno de Cristina Fernández de KirchnerMartín Lousteau.

Al igual que el médico Facundo Manes la semana anterior, Tetaz indicó que aceptó un insistente ofrecimiento desde el partido centenario, que forma el ahora llamado frente Juntos, en compañía del macrista PRO y la Coalición Cívica de Elisa “Lilita” Carrió: “Muchos amigos radicales me decían: ‘Si no es ahora, cuándo’”, dijo sobre los entretelones de su desembarco en la oposición.

El cambio de nombre del espacio, el tercero desde su fundación en la cumbre de Gualeguaychú de 2015 -cuando los radicales sellaron su alianza con Mauricio y Lilita-, se alinea con el corrimiento del ala dura del macrismo para dar paso a los dirigentes que impulsa el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y a un mayor protagonismo de la relegada UCR, que hasta la derrota de 2019 jugó a la PlayStation con el control desenchufado.

Además, el retiro de la ex Leona del conurbano hacia el territorio de la capital federal, desde donde busca relanzar su imagen, sumado al ingreso de los outsiders, personajes despojados de ideología partidaria y de la necesidad de responder por el gobierno de Macri, configuran actos simbólicos fuertes que indican quién lidera la interna y, por ello, quién será el responsable del resultado en las urnas. 

Asuntos internos

Consciente del horizonte interno en el que ingresa, Martín Tetaz ancla su dialéctica en el radicalismo reformista, exaltado por su militancia en la Franja Morada durante sus años universitarios, pero no se olvida de enviar un mensaje de unidad hacia el interior de la coalición, para lo cual refuerza el posicionamiento de un claro enemigo.

“Hoy esa fuerza política se quiere hacer presente y se quiere presentar en sociedad con ambición de liderar un proceso que le va a poner freno en la Argentina al abuso de las instituciones, al intento de llevarse puesta la Constitución, la Justicia y los medios”, refirió el candidato sobre el liderazgo que la UCR busca imponer dentro de la oposición, favorecida por la dispersión del macrismo.

Pero en su nueva etapa como pesos fuertes del espacio, rol que les toca por primera vez en seis años de existencia de la alianza, los correligionarios muestran la otra mejilla y tienden puentes con sus socios, a quienes prometen no relegar en las decisiones: “En los primeros años de Cambiemos, el radicalismo no tenía el control de la PlayStation. Ahora, hay una disputa de poder dentro del PRO que los debilita como conductores del espacio”, reconoció Tetaz en declaraciones radiales posteriores a la presentación.

En el evento que lo lanzó como candidato de forma oficial, siguió profundizando los lazos con el ala dura del macrismo, derrotada con contundencia en las últimas elecciones presidenciales: “A mi me encanta Patricia Bullrich, lo he dicho muchísimas veces, sintetiza cada vez que abre la boca; yo quiero hacer mías sus palabras porque dice lo que muchos queremos decir también”, guiñó el candidato.

Montado en el discurso carrioísta, el académico dijo que en la Argentina “están en juego instituciones tan caras para todos como la República” y reconoció que “es cierto que hay una grieta”, aunque enseguida aclaró, buscando el contragolpe, que la división no es “entre los que les gusta más Vidal o los que les gusta Patricia Bullrich”.

No obstante, no se olvidó de alinear su discurso con la facción que hoy por hoy lo identifica ante el electorado: “Me encanta María Eugenia Vidal porque tiene los huevos bien puestos, porque se plantó contra los poderes reales de la provincia de Buenos Aires y porque ahora elige venir a defendernos y a jugar un rol más importante acá”, argumentó sobre la candidatura de la ex gobernadora.

Para Tetaz, la presencia de un enemigo común lo acerca a la figura de Macri, a pesar de que las causas que lo investigan promueven su alejamiento de los primeros planos y a su vez obliga a “una convocatoria bastante amplia”, destaca el economista y reconoce, a la vez que parece lamentar: “Mejores candidatos no podemos tener”.

El rival elegido

Al refuerzo de la idea de juventud radical como la nueva cara de Juntos, Martín Tetaz le dedica enérgicos ademanes gestuales a sentar su posición respecto de la defensa de los baluartes liberales que, para él, tienen claros contrincantes en la actual gestión del Frente de Todos: “El gobierno ataca la propiedad”, sentenció.

Enseguida, el egresado “de la universidad pública, gratuita y cogobernada que defendemos todos nosotros”, a la que además calificó de ser un “ascensor de movilidad social”, eligió al camporista Máximo Kirchner como su rival en el terreno dialéctico: “Alguien que parece que es el presidente de la Cámara de Diputados, pero que no es el presidente de la Cámara de Diputados elegido por sus pares, sino que se atribuye ese lugar, que es el hijo de la ex presidenta, que su título es hijo de la ex presidenta, con ese título y sin ninguna trayectoria laboral ni académica ni de preparación, le pone los puntos al presidente de la República”.

Ungido en el campo semántico de la tríada trabajo-estudio-producción, Tetaz eligió su lado de la grieta, dado que “es el momento de jugarse y sumarse ahora o nos van a llevar puestos”, lanzó, antes de endurecer su discurso hacia la idea de una evitable “mexicanización” del país a manos del populismo: “Se está fragmentando la sociedad y estamos yendo a una mexicanización y esa fragmentación social está poniendo en riesgo la estabilidad democrática y de los valores, hay un riesgo real de un estallido social en la Argentina”.

“Mi proyecto es la Constitución”, dijo el militante de Franja Morada citando a Hipólito Yrigoyen, el primer presidente argentino (y radical) de las mayorías populares.   |

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig