Los principales puntos del libro que desnuda a Macri desde adentro – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Hermano |Los principales puntos del libro que desnuda a Macri desde adentro

Santiago O'Donnell expone más de 17 horas de entrevistas con Mariano Macri, hermano del ex presidente, en las que se aprecian conflictos familiares más cercanos a las portadas de ¡Hola! que a la investigación periodística. De todos modos, hay fragmentos que conciernen a la actividad empresarial y política de su hermano Mauricio y su padre Franco que exhiben comportamientos descriptos muchas veces, la particularidad del texto es que quien lo relata es un familiar directo.
Opinión
Opinión

Hermano ? La confesión de Mariano Macri sobre la trama de Poder, Política, Negocios y Familia detrás de su hermano Mauricio”, es el resultado de varias charlas entre el periodista Santiago O'Donnell y Mariano Macri en marzo de este año. El reportero tiene una extensa trayectoria profesional -actualmente edita la sección El Mundo en el matutino porteño Página/12-, es docente y ha publicado libros como los capítulos argentinos de las filtraciones de WikiLeaks -ArgenLeaks- y los Panamá Papers -ArgenPapers-. Además, se desempeñó en dos diarios estadounidenses: Los Angeles Times y The Washington Post, de su estancia en esta última ciudad se explica la cercanía con el menor de los Macri, quien depositó su confianza para conversar sobre diversos tópicos -muchos de ellos de carácter íntimo-. 

La publicación generó un previsible impacto mediático y social por los nombres que aparecen en sus páginas, pero específicamente hay que destacar dos cuestiones sucedidas pocos días después de la salida a la venta de “Hermano”: primero, se conoció que el protagonista del texto -Mariano Macri- había enviado cartas documentos al autor del libro para evitar que el documento se hiciera público; luego, el díscolo integrante del clan Macri inició una demanda contra quienes considera testaferros del ex jefe de Estado, sus tres hijos mayores y el hermano Gianfranco, por considerar que “faltaron a la lealtad, la buena fe, la verdad, el trato equilibrado y demás normas de conducta” al negarse a transparentar “la transferencia del 20% de las acciones de Socma Americana y de Macri Investment Group SA” heredadas por el ex líder del Pro. 

El libro

Luego de una línea de tiempo de la familia Macri, que va desde el nacimiento de Mauricio hasta su cargo de presidente en la fundación FIFA, el comienzo del libro es explosivo:

Mauricio, ¿vos me estás jodiendo? No te importó la salud del viejo, la angustia que el viejo vivió. ¿Te das cuenta, Mauricio? Tampoco te importó la enfermedad de mi hija. Tuve que acudir a mi primo Ángelo a pedirle plata porque el médico oncólogo del Fundaleu que me traía la droga de afuera me cobraba una fortuna y ustedes me dieron vuelta la cara, me habían cortado el grifo, me habían dejado totalmente seco. No logré siquiera que reaccionaran frente al episodio de cáncer de mi hija y tuve que recurrir a mi primo, que fue el que me ayudó. ¿Te das cuenta? Vos te fuiste en todo este proyecto tuyo de poder cuando para mí el proyecto era velar por el crecimiento de la gente y evitar que la empresa se fagocitara a la familia. Vos y yo somos de dos galaxias distintas.

Haberle dicho a su hermano en la cara la tarde anterior lo que pensaba de él no le sirvió de mucho. Es como si le hubiese hablado a una estatua. Para ajustar cuentas con sus fantasmas tuvo que repetirlo delante de un periodista y hacerlo público. El libro es un relato autobiográfico, el relato de Mariano es principalmente un descargo contra su hermano Mauricio, sus diferencias en todo ámbito son señaladas: éticas, de visiones, y principios. 

Los temas salientes de las conversaciones son el préstamo de un banco brasilero que tiene en vilo al Grupo Macri; el vaciamiento de Socma y su tercerización en negocios como los Parques Eólicos, Autopistas del Sol o McAir-Avianca; los negocios personales de Mauricio Macri desde las empresas de su padre, Boca, la jefatura de CABA y la presidencia de la Nación; la sociedad con OCA y el gremio de camioneros para explotar el Correo Argentino. Su hermano Gianfranco es señalado como el mayor testaferro de Mauricio, junto a Nicky Caputo y el tío Jorge Blanco Villegas. Mariano también relata por qué cree que su hermano mayor estafó al Grupo a través de la venta inflada de acciones de Sevel, el traspaso del proyecto de Lincoln West en Nueva York a Donald Trump y una turbia inversión sin autorización en el Banco Extrader.

Mariano Macri afirma hacer pública su versión de los hechos por tres razones: por su salud mental, para reivindicar la figura de su padre Franco Macri ?Mariano subraya que la idea de “Franco mafioso - Mauricio inocente” fue una estrategia electoral para seducir al sector político conducido por Elisa Carrió- y para dejar en claro que el trato abusivo que sufrió él a nivel familiar también lo padeció la ciudadanía argentina bajo la presidencia de su hermano.

El escrito se divide en tres partes que tratan sobre los personajes centrales de esta trama: Franco, Mauricio y Mariano Macri. Dentro de esos grandes bloques temáticos se encuentran diversos ejes puntuales que refieren a la actividad empresarial, familiar o personal de la familia y su entorno. Antes de cada uno de ellos el autor contextualiza la problemática que se va a abordar a través de distintas fuentes: sus propias investigaciones previas; El Pibe y Big Macri, de Gabriela Cerruti -así como el portal que dirige, Nuestras Voces-; Macri, de Laura di Marco; los libros que publicó Franco Macri; La Dinastía, de Ana Alé; Radiografía de la corrupción PRO, de Ignacio Damiani y Julián Maradeo; Meristrocracia de Fernado Cibeira; así como fuentes del sector político, financiero, postal y deportivo.

Esta columna versará sobre la parte más atractiva para el análisis político, la que trata sobre Mauricio Macri.

Paradise Papers y blanqueo fiscal

La filtración global de cuentas offshore denominada Paradise Papers develó que la sucursal alemana del banco suizo UBS alertó sobre una situación sospechosa en junio de 2016 acerca de una offshore panameña llamada BF Corporations, que había sido creada en 2009 y había canalizado más de 16 millones de dólares, en la misma situación estaba la compañía EQT SA, conformada en Uruguay. El banco suizo emite el reporte cuando el apoderado de la cuenta ordena transferir fondos de BF Corporations al banco Zafra de Suiza, la alerta la recibe la Procelac argentina -Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos- y denuncia esta situación ante la Justicia penal el 14 de diciembre de 2016. Pocos días después, Gianfranco Macri se presentó ante la AFIP para blanquear más de 63 millones de pesos -equivalentes a cuatro millones de dólares en aquel entonces- como parte del blanqueo impulsado por el gobierno de su hermano. 

En un momento, Gianfranco me planteó: “Hemos decidido que lo que vamos a hacer es blanquear, porque al blanquear se hace un tapón fiscal y, con eso, no hay averiguación de origen de fondos”. No querían que se descubriera el origen de una cuenta que supo tener, según dice la causa, más de quince palos. “Podés blanquear vos, puedo blanquear yo o podemos blanquear los dos”. Yo le dije: “Ni en pedo me meto en las pelotudeces que ustedes hacen” (?) Esta reunión se hizo en Socma y no estaba Mauricio. Mauricio hace muy bien su papel de no figurar.

El hermano de la vida

Mauricio ha hecho muchos negocios en forma oculta, sin aparecer abiertamente en el directorio, en la posición de accionista. Está, por ejemplo, en Mirgor -una empresa de aires acondicionados para autos, que creció de manera desaforada gracias al marketshare [porción del mercado] que tenía Sevel-, en la que metió a los Caputo. Mauricio era el dueño del negocio, pero no figuraba.

No hay dudas de que entre Nicky y Mauricio existe una cofradía. A lo largo de los años, Nicky pasó a ser un testaferro muy fuerte de Mauricio y, asu vez, se habrá independizado mucho. Habrán encontrado un entendimiento entre alguien que devino muy poderoso económicamente, como Nicky, y alguien que también devino muy poderoso, pero políticamente, como Mauricio. Ahí tenés de ejemplo el tema del juego en la ciudad. Lo que escuché es que Cristóbal López estaba muy enojado porque, a pesar de que había puesto mucha plata en la campaña de Mauricio justamente a través de Nicky, terminó yendo en cana durante la presidencia de mi hermano.

La herencia del tío Jorge

Después de la muerte de Jorge Blanco Villegas en 2011, la riqueza declarada de Mauricio Macri aumentó el doble. La pregunta que quedó flotando en aquel momento fue por qué le legó el dinero que podían haber heredado su única hija y su esposa. Mariano Macri asevera que se trató de una vieja y opaca relación comercial, más que de una cuestión afectiva.

Parece que, en el momento de la muerte de mi tío Jorge Blanco Villegas, Mauricio estaba desesperado porque su mujer, Graciela Quintans, no le reconocía nada. Y que tuvieron una reunión y terminaron acordando una herencia. Los hermanos lo cargamos con que era el único sobrino que había heredado al tío Jorge.

Trump

En 1979 Franco Macri compró buena parte de un predio de talleres de ferrocarriles sobre el Río Hudson, en Manhattan, con la intención de desarrollar un complejo de viviendas. El proyecto, por diversas razones, nunca despegó, por lo que tuvo que negociar con el hoy presidente de los Estados Unidos. En ese momento el padre de Mauricio tuvo un ataque cardíaco y la negociación quedó a cargo de su hijo y su cuñado, Jorge Blanco Villegas. Sobre ese negocio cada integrante tuvo una versión distinta a lo largo de los años: Mauricio lo cataloga como una jugada audaz, mientras que Franco Macri declaró en su biografía que su intención no era la de vender, ya que había alcanzado un acuerdo con Trump para repartirse en mitades su parte del proyecto, pero que Mauricio y el tío Jorge rompieron el acuerdo sin su consentimiento, aunque los justifica diciendo que actuaron bajo amenaza. 

Por su parte, Mariano Macri asegura que su padre, en sus últimos años de vida, le confió que su hermano y su tío lo traicionaron a cambio de una comisión.

El viejo negocia quedarse como socio minoritario, después le agarra el infarto, Mauricio se sube con el tío a un avión a ver a Trump y negocia salir por plata. De nuevo ahí se genera otra oportunidad en la que es posible que Mauricio haya hecho un negocio propio.

El viejo estaba convencido de que Mauricio también estaba metido en otra cosa con Sevel en el momento del infarto. Para eso, el tío se tomó un avión a Italia junto con Ricardo Zinn y le hicieron un planteo a Fiat anunciando que ellos estaban tomando el control del management. Después el viejo fue y deshizo todo. Me lo dijo de un millón de maneras, pero nunca en forma directa. Sobre todo en 2011, cuando volví a colaborar con él y me acerqué más a él, el viejo, habiendo sufrido ya muchas gastadas de Mauricio, me empezó a poner más fichas, a completar el rompecabezas.

Las acciones de Sevel

Mauricio tenía negocios con el tío por lo menos desde lo de Sevel, la salida a bolsa en 1992. Se vendieron acciones de la empresa y Mauricio fue el que manejó todo el proceso. Mi hermano venía de trabajar en el City, así que conocía mucho el tema. El viejo se había enemistado a muerte con mi tío. Y mi tío, por la generosidad del viejo, tenía un 2 por ciento de Sevel. Y en un momento se pone a vender todo. El viejo lo quería matar. Él tenía un 30 por ciento de lo que se había salido a vender. Y un 30 por ciento era mucho. El viejo dijo que el tío le había hecho deprimir el precio de la acción. Había salido en 15 y terminó en 3. Debe haber habido un manejo en el que seguramente Mauricio tuvo algo que ver.

¡Dale Bo!

En su década de presidente de Boca Juniors Macri estrechó el vínculo con el traficante de jóvenes de pantalones cortos, actividad también conocida como representante de jugadores de fútbol, Gustavo “el Negro” Arribas. Este hombre se destacaba por realizar transacciones eludiendo al fisco y sobresalió en un mundo de tiburones gracias a su habilidad por triangular ventas a través de paraísos fiscales y equipos de Uruguay y Suiza. 

Macri, ya como presidente, fue consultado acerca de la elección de Arribas como titular de la Agencia Federal de Inteligencia -AFI-, su respuesta fue la siguiente: “Yo pensé: de todos mis amigos, ¿cuál era el más vivo, el más desconfiado, el más acostumbrado a toda esta cosa de las trampas? Justo uno que se había hecho de una buena posición económica en el fútbol, uno que arrancó de una posición humilde en la vida? Me pareció que reunía todas esas cualidades”. En 1997, se convirtió en el primer presidente xeneize en cuatro décadas en no tener aprobado un balance. Las irregularidades en cuanto a pases de jugadores durante su época en el club de la ribera son múltiples, uno de los más resonantes fue el de Carlos Tévez al Corinthians, cuya logística fue obra de su amigo Gustavo Arribas.

Por Nuria, la mujer de papá -que Mauricio usaba mucho de espía-, me entero de que el divorcio de Isabel en el 2005, sin hijos de por medio, le termina costando a Mauricio ocho palos verdes.

Mauricio estaba desaforado, pero la relación con Malala [María Laura Groba] había superado el límite. Era algo más serio. La otra se enojó y le contó a Nuria. Nuria, al viejo, y el viejo me cuenta a mí. Me dijo que Mauricio había dejado la laptop en la casa, que ella se había hecho copiar por un hacker todo el disco duro y después le tiró sobre la mesa las transacciones de todos los pases de Boca en los que él participaba, de todos los negocios que había hecho ahí. Eso le termina costando ocho palos verdes. Y tengo mis dudas de si no los pagó el viejo, porque Mauricio siempre ha sido un artista en no poner un mango nunca en nada, ni siquiera en un restorán, ni para un café ni un pasaje ni una vacación. El tipo garronea. Cuando se convirtió en una figura de Boca, por ejemplo, no pagaba nada. Los empresarios le prestaban el avión, el helicóptero, todo.

El primo Ángelo

Iecsa y la desarrolladora inmobiliaria Creaurban fueron cedidas a Ángel Antonio Calcaterra cuando Mauricio Macri asumió como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2007. La incógnita es si realmente fue Calcaterra el comprador de Iecsa, que al año siguiente fue adjudicada para realizar las obras del soterramiento del tren Sarmiento y estuvo involucrada en el caso Odebrecht, por pagos de sobornos, aunque a diferencia de los funcionarios del gobierno nacional de aquel entonces, los empresarios implicados recibieron “falta de mérito”. 

Ángelo también estuvo relacionado en la llamada “causa de los cuadernos”, se presentó espontáneamente en el juzgado de Claudio Bonadío y, luego de convertirse en arrepentido, quedó en libertad. A mitad del mandato presidencial de su primo vendió la empresa a Marcelo Midlin, sin embargo, una investigación judicial llevada adelante por el fiscal Franco Picardi sostuvo a fines de 2018 que Calcaterra no había vendido realmente la empresa; permanecía como propietario en las sombras, al integrar la firma offshore Emes Energía Argentina LLC, con sede en Delaware, EEUU.

Esto es en el 2007. Ángelo le ofrece a papá quedarse con la empresa y pagarla en el tiempo. Eran pagos no tan importantes, no se vendió por una gran cantidad de guita [según la CNV, 61 millones de dólares, 15 al contado y el resto en cuotas]. Además, se habrá llevado deudas. De hecho, también algunos activos, que habrán estado en la mesa de negociación. Y se quedó con alguna minera. Pero si algo yo escuchaba decir al viejo es que estaba preocupado por cómo Ángelo manejaba la relación con los Kirchner.

Ahí Mauricio debe haber quedado como socio importante. ¿Cómo habrá hecho? De la misma manera que con todo lo demás. El viejo se daba cuenta de todo. El viejo leía abajo del agua. Cuando se enojaba por algo con él, más de una vez lo escuché decirle a Ángelo: “Andá a hablar con tu jefe”. Y a Ángelo le quedaba clarísimo que se refería a Mauricio y no le contestaba nada.

¿Se escucha?

Empezó con el viejo preocupado por el marido de Sandra, pero después parece que a Mauricio le gustó el juguete, porque tuvieron el problema de las escuchas.

El encargado de la seguridad de la familia hacía de nexo técnico con los del equipo que desgrababa y hacía las transcripciones. Se llamaba Guillermo Ponzo. De su mano me llegaron todas las transcripciones. Como yo era el único que tenía una relación asidua y cercana con Sandra mi viejo me dijo: “Me tenés que ayudar. Estoy muy preocupado”. Y me fui metiendo. También dijo: “Lo mandé a escuchar. Pedile las cosas a Ponzo. Y decile a Mauricio”.

Entonces le conté a Mauricio que papá quería montar una escucha porque no sabía si la integridad física de Sandra y los chicos peligraba. Mauricio lo debe haber hablado con el gerente general del grupo, Leo Maffioli. 

(?) hicieron una presentación judicial contra Mauricio y entonces Mauricio le exigió a Sandra: “Desactivame ya a tu marido”. Incluso se le acercó Juliana y le dijo: “Mauricio puede ir a la cárcel”. Pero Sandra respondió que ella no podía hacer nada. “Él hace lo que le parece. Y se siente muy ofendido”. Mauricio le contestó: “Olvidate de mis hijos. Borrame de tu celular. Hasta acá llegó nuestra relación”. Me lo contó ella misma durante semanas, llorando todo el tiempo, muy empastillada porque se estaba muriendo de cáncer.

Parques Eólicos

Como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados. En el tema de las empresas de energía alternativa, tuve información por parte de Esteban Nofal, un amigote que se vinculó con ellos a partir de la representación de mi hermana y también porque me llevaba cosas a mí.

Esteban me dijo: “En los análisis que hicimos, la empresa valía, mínimo, 15 millones de dólares. Y supe que lo llamaron desde Casa de Gobierno y lo apretaron, le torcieron el brazo para que vendiera en un millón y medio”. Y la compró Socma (?) Entonces, se hicieron de esos parques para después vender las empresas o poner testaferros en ellas. Lo tuvieron que hacer así porque el conflicto de interés era muy evidente: es lógico, estás favoreciendo a tu familia, a tus hermanos.

En el caso de los parques eólicos, Gianfranco hizo de testaferro de Mauricio, sin duda alguna. Gianfranco no ha tenido ninguna experiencia ni entidad como para llevar adelante la conducción y el crecimiento de todo el grupo durante los últimos años.

Autopistas del Sol

Así como encontraron distintas empresas para el tema de las energías alternativas, encontraron esta sociedad [Natal Inversiones], que medió en el de Autopistas del Sol.

Antes de que trasluciera ese acuerdo, se hizo la venta de Socma del siete por ciento, desde una empresa que cotizaba en bolsa a un tercero que sería, aparentemente, una sociedad comercial que tenía dos locales en la calle Santa Fe. Esa empresa no tenía manera de calificar como accionista de una concesión, de ser aceptada por el poder concedente, porque no cumplía absolutamente con ninguno de los requisitos. A su vez, no solo compró por una cifra millonaria el siete por ciento que tenía Sideco en Autopistas del Sol, sino que además recibió por parte de los otros socios un porcentaje similar de acciones, evidentemente en parte de pago por el reconocimiento de la revalorización de las acciones de la empresa. Ahí se movió Mauricio siendo presidente, sin duda; yo creo que digitó los aumentos de tarifas para que el negocio funcionara.

La carrera política de Mauricio

De a poco, me fui dando cuenta de que querían hacernos desaparecer de la empresa para poder usarla en todos los negocios habidos y por haber. Y que no tenían ninguna intención de distribuir ni un dólar.

Él iba a decidir lo que era justo para todos, en vez de ser cinco socios de un activo decidiendo entre todos y si tenía que irse todo al carajo que se fuera, pero por lo menos en buena ley y todos sabiendo lo que estábamos decidiendo y empujando el carro del mismo modo. Pero no.

La guita negra solo sirve para pagarles a otros corruptos, a quienes un millón de dólares por ahí les sirve porque irán a gastarlo en efectivo o donde puedan si se van de viaje. Pero no para hacer una inversión productiva legal. Esto se emparenta con el hecho de que Mauricio haya propuesto meter un testaferro en la empresa y, así, tener el medio con el cual participar de cualquier tipo de negocio. Pero, como yo me opuse, no lo pudieron usar a tiempo del modo más eficiente. Si no, como ya no iba a haber nadie en el medio con el apellido, hubiesen canalizado cómodamente por ahí todas las energías alternativas. Y los negocios que siguió canalizando de otras maneras, como Autopistas del Sol, hubiesen podido hacerlos a través de ese medio sin ningún problema. Basta con que rasques un poco acá y allá y saltan testaferros por todos lados. Me surgió en el tema de un campo, también en la transacción que está en la justicia de lo que se hizo en la Autopista del Sol.

El tipo está todo el tiempo tejiendo y no sé por qué el afán. A lo mejor con la lógica de volver, de competirle al pelado [Horacio Rodríguez Larreta], porque cree que va a haber alternancia y necesita mucha guita. El pelado debe estar haciendo caja a lo pavote, también. Le debe estar haciendo un poco de sombra y no le va a ser fácil decirle “no, todavía no es tu turno”.

La revolución de los aviones

A mí no me consta que Mauricio haya sido socio de Avianca en la compra de MacAir, sino que es algo que planteo a partir de un hecho tan vivencial y corroborable por mí mismo como la desavenencia que tuve con mis hermanos y la pésima y arbitraria manera en que ellos se comportaron conmigo. A partir de ahí, puedo tener sospechas. Y mi único camino a partir de esas sospechas era empezar a conformarlas dentro de una estrategia legal para ir pidiendo que, a través de peritajes, se pudiese empezar a desgranar, develar, profundizar, recabar la información necesaria y efectivamente demostrar si hubo lo que yo sostengo: desvío de fondos. No sé de qué manera Avianca se retiró del país y, hasta donde yo entiendo, Colunga se quedó con una quiebra en mano. Cómo pudo Avianca haberlo hecho legalmente no sé, pero del lado del grupo, de mis hermanos, no le reconocieron ni siquiera la antigüedad que tenía. Lo dejaron totalmente paria.

El final

El crudo cierre del capítulo dedicado a su hermano Mauricio tiene a Mariano Macri analizando un futuro complejo para el ex presidente: 

Me imagino que, para una persona que se maneja con ese nivel de impunidad y de creerse dueño de la verdad, la única oportunidad de reflexionar y hacer un repaso por su vida sería estando privada de su libertad. O sufriendo un golpe fuerte de la vida. Razones para recapacitar, barajar y dar de nuevo, analizar si estuvo bien o mal lo que hizo y lo que defendió hay de sobra

Si puedo hacer algo por mi hermano, quisiera hacerlo desechar toda esa locura en la que se ha metido y tratar de revertir el daño que hizo. Lamentablemente, siempre es tarde. Cuando estos tipos pasan por la máxima expresión de poder y de responsabilidad y tienen la oportunidad de hacer un bien, sacan lo peor de sí mismos y terminan haciéndoles un mal a todos. Lo más probable es que necesite un poco de encierro en la cárcel para darse cuenta.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig