Ribeiro, de la Bolsa a la lona: ¿Qué situación puso al borde de la quiebra a la cadena de electrodomésticos? – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.485 CASOS NUEVOS Y 23 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Cerca del cierre |Ribeiro, de la Bolsa a la lona: ¿Qué situación puso al borde de la quiebra a la cadena de electrodomésticos?

La firma dedicada a la comercialización de electrodomésticos vía créditos personales llegó a contar con 85 sucursales, 2000 empleados y una facturación anual de más de $5000 millones. Hoy busca acreedores para salir del default.
Ana Belén Ehuletche
Empresas
Ana Belén Ehuletche
Empresas

La idea de la “minicuota”, explica Manuel Ribeiro, "tiene como antecedente el 'fiado' que tanto mi abuelo, como mi padre solían practicar en los comienzos del negocio". “Es parte de un vínculo personal y permanente con la gente”, agrega el empresario en un apartado que aún se puede ver en la web donde se describe el plan de sostenibilidad que presentaron en 2016.

En 2017, en el marco del plan de expansión, Minicuotas Ribeiro inauguró 5 sucursales con una inversión cercana a los $50 millones. “Es un orgullo cerrar el 2017 con más de 85 sucursales a lo alto y a lo ancho del país. Establecemos estrategias de sostenibilidad a mediano y largo plazo que contemplan los cambios y desafíos que nos plantea el mundo en el que vivimos”, planteaba Ribeiro a la prensa y se mostraba preparado para afrontar los cambios en la tendencia de consumo, para “acercarle a las personas herramientas financieras y crediticias basadas en la confianza para que puedan equipar su hogar. Este 2018 buscamos seguir creciendo”.

Las aperturas continuarían con más inversión y mejoras tecnológicas en 2018, pero la situación comenzó a cambiar y no tuvo que ver exclusivamente con la pandemia que aceleró la venta de productos de electrónica y electrodomésticos a través de grandes plataformas digitales.

“Previo al inicio de la crisis, Ribeiro ya facturaba un 25% por internet. Había realizado desde 2012 importantes inversiones en tecnología y comunicaciones para ello. Lo previmos y estábamos preparados”, asegura Manuel Ribeiro ante la consulta de N&P sobre el proceso que llevó a la empresa al concurso de acreedores.

“El problema se originó en la corrida de bancos y proveedores que se produjo a partir del 24 de abril del 2018”, asume Ribeiro y explica que “la desconfianza en la política económica produjo efectos inmediatos con devaluaciones en cadena, suba de tasas y desfinanciamiento abrupto”.

Con la mega devaluación que se produjo durante el gobierno de Mauricio Macri, la empresa que nació en 1910 como joyería y relojería, en Villa Mercedes, San Luis, comenzó a tambalear.

Al contexto se sumó la convocatoria de Carsa S.A., cuya principal marca es Musimundo, y de otros jugadores del sector que dispararon informes de aseguradoras de crédito negativos para el sector. “De ahí en adelante los bancos exigieron devolución de créditos, no había inversores para los fideicomisos -principal herramienta de financiamiento-, los proveedores al no lograr asegurar sus créditos, retacearon la entrega de mercadería”, describe Ribeiro, tercera generación de la familia, al frente de la firma.

“Con falta de mercadería Ribeiro no pudo aprovechar la estampida de ventas on line que generó la pandemia por las restricciones consabidas”, lamenta el sociólogo y empresario que hizo de las minicuotas un negocio exitoso durante décadas.

A Ribeiro le interesa destacar que el desarrollo vertiginoso de las plataformas digitales que se vieron beneficiadas durante la pandemia por el crecimiento exponencial del ecommerce y la venta online, no son la razón de la crisis que atraviesa, reconoce que “su impacto en el sector es indudable” y asegura que “las rigideces estructurales que impiden adecuar las compañías también”.

En poco más de una década, Ribeiro pasó de ser una de las primeras empresas de electrodoméstico que cotiza en el mercado de capitales, desde 2008, a entrar en default en 2019, luego de acceder a un procedimiento preventivo de crisis. Finalmente, en 2020, Ribeiro dejó de pagar todos los vencimientos por intereses y capital de sus Obligaciones Negociables emitidas en el mercado local y, ya sobre mediados de 2021, la empresa se presentó en concurso de acreedores y busca reestructurar sus deudas en la Justicia. |

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig