El sector empresario rechaza la veda a las exportaciones de carne – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 102.458 CASOS NUEVOS Y 191 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Lockout en puerta |El sector empresario rechaza la veda a las exportaciones de carne

Productores, frigoríficos y comerciantes aseguran que la restricción que anunció el Gobierno, que aún no fue oficializada, impactará de forma negativa en el empleo y generará ineficiencia en el sector; la Mesa de Enlace anunció un cese de comercialización para este jueves.
Ana Belén Ehuletche
Producción
Ana Belén Ehuletche
Producción

Tras el anuncio de Alberto Fernández de cerrar por 30 días las exportaciones de carne la Mesa de Enlace se reunió este martes y acordó un cese de comercialización entre la hora 0 del jueves 20 y la medianoche del viernes 28 de mayo para rechazar la medida.

La cartera de Agricultura venía analizando en detalle la evolución de precios de materias primas y encontró datos sorprendentes en el valor de la carne en los primeros meses del año. El último informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), marcó que el precio promedio de la carne vacuna en febrero creció 73,1, respecto al mismo mes del 2020, y un 80 por ciento en carnicerías de Capital y GBA. Por encima de ese promedio se movieron el asado de tira (84,2 por ciento), matambre (77,1), cuadrada (75,7) y bola de lomo (75 por ciento).

Al indagar en los factores que hicieron escalar los precios, los organismos de control del Estado detectaron maniobras de los consorcios exportadores, que integran a los grandes frigoríficos del país, para “subfacturar” los productos, pese a que la Afip viene colocando valores de referencia. “Algunas alzas de precios tuvieron lugar en forma concomitante a prácticas ilegales de subfacturación de exportaciones y posible evasión fiscal que llevan a la necesidad de reforzar controles e implementar medidas a los fines de dotar de mayor transparencia a los mercados, en particular el correspondiente a la carne vacuna”, explicaron desde el Ministerio que conduce Matías Kulfas.

En simultáneo, desde la Secretaría de Comercio Interior, que depende de Desarrollo Productivo, Paula Español, avanzó con medidas para controlar los precios de la carne en el mercado interno. Así, a los acuerdos de Precios Máximos, en las últimas semanas, se sumaron ferias barriales con cortes populares a precios accesibles.

El pool de herramientas que presentó el Gobierno no dio los resultados previstos, por eso, finalmente ayer, en un encuentro con representantes del sector Alberto Fernández anticipó que se suspenderán las exportaciones de carne por un plazo de 30 días para “ordenar el funcionamiento del sector”.

“La problemática es geopolítica e ideológica”, comentó un analista de comercio internacional que se desempeña en el sector privado. “Ayer estábamos coordinando una rueda internacional de negocios de la carne con los técnicos del Ministerio (Desarrollo Productivo), y hoy se baja la persiana”, dijo y agregó que “no se tiene dimensión del daño que genera que esta noticia corra alrededor del mundo; le quita previsibilidad y seriedad a la oferta argentina en el exterior”.

Respecto al dilema del precio de la carne vacuna, el especialista apuntó a China que, en un contexto de alta demanda, sólo estaría habilitado frigoríficos en Estados Unidos. Según indicó Brasil tiene unos 47, Argentina 20 y Uruguay 10 pendientes de habilitación para poder faenar. “Si se lograra aumentar la oferta se podría reducir el precio, pero dicen que están ocupados con los protocolos para que la carne no ingrese con Covid -19”.

Lo que se dice

Las entidades rurales y los frigoríficos piden “reglas de juego claras”, para poder seguir su actividad “para que los argentinos y el mundo cuenten con los alimentos que producimos, alarma que el gobierno nacional siga transitando sendas erradas, tomando medidas inconsultas que sólo profundizan la difícil situación que atravesamos”.

“No es un sector compuesto por `Carmelitas descalzas´, pero el Gobierno se equivoca al atacar la exportación”, señaló el titular de un frigorífico exportador y explicó que los controles deberían comenzar antes. “El precio está en el animal en pie, el resto de la cadena es trazable”, dijo y lamentó que “se enfrente al operador que es el que ingresa divisas al país”.

El empresario independiente, en diálogo con N&P, aseguró que la cadena no es sustentable por el peso del dólar en los insumos y cuestionó que “el Gobierno le dio el control de precios a un sector que concentra el 91% del mercado”.

Según señaló, hoy la Argentina ocupa el segundo lugar en exportación de carne, detrás de Brasil que, a partir de una sobre expansión de su cadena cárnica, experimenta una gran crisis ganadera. “Hay un sector comprador agresivo (China) y una sobre oferta por parte de Brasil que fija el precio internacional”, detalló.

“Explicaremos el disgusto de los productores y nuestro rechazo a un cierre de exportaciones que sin duda perjudicará a toda la Argentina”, expresaron a través de un comunicado la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Agrarias (CRA), Coninagro y la Federación Agraria Argentina (FAA) y confirmó el cese de comercialización entre la hora 0 del jueves 20 y la medianoche del viernes 28 de mayo.

Al analizar el contexto interno, un empresario del sector, apuntó a la carga tributaria. “Se necesita un esfuerzo impositivo que, si bien no va a modificar el precio de la carne global, puede descomprimir la situación en los puntos de venta y mejorar el precio en el mostrador”, opinó.

Desde Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) afirman que cerrar exportaciones es un “desacierto" que “ataca al empleo genuino”.  “Es recurrir a viejas recetas que, de antemano, sabemos que no funcionan. Cerrarnos al mundo es restringir el crecimiento del sector productivo y atacar el empleo genuino”, aseguró Eduardo Rodríguez, titular del área de Economías Regionales de la Came.

Desde la Confederación explicaron que el 8% de las exportaciones de carne vacuna proviene de las economías regionales, y expresaron preocupación por el sector agroindustrial en su conjunto. “Argentina ha ido perdiendo competitividad, por lo que abrir nuevos mercados y/o mantenerlos es un trabajo y una inversión de años”, agregaron y destacaron que “el riesgo es demasiado alto pero la prioridad pareciera estar en otro lado, pese a los dólares que necesita nuestro país y ante un alarmante nivel de pobreza”.

Por último, desde Came opinaron que intentar frenar la inflación a través de una medida que en el pasado no ha dado buenos resultados, implica condenar el presente y el futuro de uno de los sectores más pujantes de la economía nacional.

“Antes de poner tanto en juego y tomar decisiones drásticas, antes de tener que dar un paso al costado y dejar los mercados en manos de nuestros competidores, analicemos la conformación de los precios al interior de cada una de las cadenas de valor mediante los Observatorios de Precios”, dijo Rodríguez.

“Les aseguro que hay mucho material para trabajar”, afirmó el presidente de Economías Regionales de Came, área que desde fines de 2020 difunde infografías en las que, entre otros aspectos, visibiliza la carga tributaria que tienen los alimentos y deben pagar los consumidores.|

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig