Pegar para negociar: China dice que el asado argentino tiene Coronavirus y frena importaciones – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 78.121 CASOS NUEVOS Y 281 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

El frigorífico Gorina, en la mira de Pekín |Pegar para negociar: China dice que el asado argentino tiene Coronavirus y frena importaciones

El gran Imperio del Oriente dijo que detectó coronavirus en un embarque de carne vacuna de la Argentina, pero en el SENASA dudan de esos informes. La falsa barrera sanitaria del gigante asiático, que en realidad busca bajar los precios de la carne con hueso hasta un 40%.
Negocios
Negocios

La pelea por los precios de la carne que exporta la Argentina al gigante asiático se hizo evidente luego de que China suspendiera por cuatro semanas al frigorífico Gorina, de La Plata, por la detección que realizaron de Covid sobre un empaque externo de carne bovina. En total hay 90 frigoríficos habilitados para exportar carne a China con lo cual no hay problemas de abastecimiento para ese país ni de comercio para Argentina. China apunta a Gorina, frigorífico al que no deslistó sino que fue suspendido por un mes, con lo cual podrá volver a operar. 

Lo cierto es que la sanidad y la inocuidad de la carne nunca estuvo en duda para los chinos, ya que el tiempo de tránsito entre China y Argentina es de 35 a 45 días. La diferencia se debe a la ruta marítima del barco y el número de paradas que este hace en su camino.

El dato no es menor, porque el ARN del Coronavirus -el material genético del virus- no infectaría a ningún humano, ya que por el frío, más el plazo del viaje, no tendría capacidad de infectar a nadie. Es decir que el asado argentino es casi imposible que tenga Covid.

En rigor, todos leen lo hecho por China como una advertencia hacia el CEO de Gorina S.A, Carlos Riusech, que es el líder en la industria frigorífica argentina y usualmente dedica el 75% de su producción a los mercados de exportación y un 25% al mercado local. 

La pelea entre Riusech y los importadores chinos se debe a que a partir de que empezó la pandemia, en marzo de este año, los chinos pidieron una rebaja del precio de envío en un  40%. La disputa es por los precios: los cortes delanteros se ubican actualmente u$S4.500 la tonelada y de la rueda rondan los U$S 5.000. China quiere seguir pagando ese precio, pero en la Argentina se lo quieren subir, al menos, un 20 por ciento.

En los últimos dos años, China se ha transformado en una "aspiradora" de carne argentina, llegando a participar del 80% de los envíos. Tradicionalmente China compra mucho volumen de carne, pero de cortes baratos para hacer  guisos, sopas. También compraba huesos y menudencias. Pero de 2018 a esta parte viajan a China contenedores de de 25 y 27 toneladas por mes con 28 cortes de media res de animales Angus de primera calidad para los consumidores chinos. 

Por eso cuando el jueves pasado el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), recibió una comunicación de China sobre la detección de coronavirus en un embarque de carne vacuna de la Argentina, tras resultar positivo el test de ácido nucleico realizado sobre un empaque externo, nadie se sorprendió.

China es el principal destino de las exportaciones de carne vacuna y el Senasa afirma que entre enero y octubre de 2020 se comercializaron a China 406.130 toneladas y es común que cuando quiere bajar los precios de un alimento que exporta, les ponga barreras técnicas (regulatorias y medidas sanitarias y fitosanitarias) sobre las exportaciones para luego levantarlas y negociar una rebaja. Ventajas que tiene ser un imperio en expansión con la mayor población del mundo.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig