No teman a la automatización, adóptenla – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 88.503 CASOS NUEVOS Y 317 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

No teman a la automatización, adóptenla

Negocios
Negocios

El futuro está más cerca porque la automatización ya está comenzando a invadir áreas en donde muchos no lo habrían creído posible unos pocos años atrás.

Está dominando en tareas mundanas, como es el caso de X.ai que creó asistentes automatizados que pueden organizar reuniones y conducir correspondencia de email básica sin la ayuda de seres humanos. También se está introduciendo en tareas más complejas como escribir artículos de noticias, o codificar nuevos software o hasta ejecutar cirugías.

Lo que estamos viendo y que continuaremos viendo, es que si una tarea sólo requiere lógica para entenderla y completarla, una máquina pronto va a poder hacerla. La AI se está volviendo más inteligente y, a medida que eso ocurre, lo hace mejor que nosotros en más y más tareas.

Eso asusta. Podrá preguntar, ¿Dónde entramos los humanos? ¿Qué queda para que hagamos nosotros? La respuesta es simple y amplia a la vez. Y también entusiasma: debemos abordar nuestra creatividad, que es, por ahora, la única cosa que nos separa de las máquinas. 

La automatización prontamente podrá tener dominadas las tareas basadas en la lógica, pero todavía tiene problemas en áreas donde nosotros somos más humanos. Las máquinas pueden analizar con lo mejor de sí mismas, pero cuando se trata de innovación, se quedan cortas.

Para prepararnos para el futuro, no debemos luchar contra la automatización, debemos abordar nuestra creatividad.

Para hacerlo exitosamente, los líderes de las empresas y sus empleados necesitarán poseer rasgos específicos que los guíen a través de este enorme mar de cambios y que los ayuden a llegar al otro lado, listos para abordar el valiente nuevo mundo.

Para abordar completamente la automatización se necesita de estas cualidades 

1. Una imaginación activa 

No es de sorprender que la cualidad número uno que se necesite en la economía creativa sea la inteligencia creativa, pero vale la pena reiterarlo porque frecuentemente esto es subestimado.

De hecho, según un estudio reciente, el no reconocimiento de la innovación de los empleados genera su supresión. Permita a los empleados (y permítaselo a usted mismo) “volar” en forma regular, no se quede enredado en aspectos prácticos hasta que sea tiempo de convertir una idea en realidad.

Y cuando lo es, ya sea escribir el software, construir el producto físico, etc., deje que las computadoras lo hagan por usted. En definitiva: la automatización no sólo le permite testear más ideas, también le permite iterar más rápido.

2. Apertura mental

No importa su rol o industria, la habilidad de aceptar y adaptarse al cambio va a ser esencial para ser exitosos en un mundo automatizado. La apertura mental, particularmente en relación con la automatización, será un gran impulso para los emprendedores que traten de adaptarse a esta nueva economía.

3. Liderazgo colaborativo e inclusivo 

La gente está en su capacidad de creación máxima cuando se siente parte de decisiones importantes. Si quiere que sus empleados operen en forma creativa, tiene que darles el espacio para errar y tomar riesgos sin consecuencias.

El programa 20 per cent?de Google es tal vez el mejor ejemplo de esto en acción. Al crear un ambiente donde los empleados pudieran tener tiempo disponible en sus días de trabajo para la búsqueda de un proyecto que los apasionara, la compañía facilitó la creación de productos tan exitosos como Gmail y AdSense

4. Confianza en la máquina 

Tal vez el mayor obstáculo cuando se trata de adoptar la economía creativa será sobrepasar la desconfianza inherente a la AI y a la automatización. Si bien puede parecer prudente ser escéptico de la nueva tecnología, en realidad, hacerlo implicará posicionarse detrás de la curva. 

Para sobrevivir en esta nueva economía la gente deberá adoptar una nueva mentalidad. La pregunta ya no será “¿Qué puedo hacer, o qué puede hacer esta persona que contrato? En vez de eso, será “¿Qué podemos automatizar?” Y más allá de eso: “¿Qué nos Podemos sacar de encima para poder enfocarnos en lo más importante que hacemos?”. Automatice. Y si no puede ser automatizado, deléguelo. 

La automatización es uno de los gastos de capital más prudentes que una compañía puede empezar a hacer. Su belleza yace en lo mismo que la hace tan intimidante: quitará trabajo a la gente, pero eso significa que también liberará a la gente para que pueda hacer tareas creativas a un nivel que previamente se pensó sería imposible. 

Por Aidan Cunniffe, ex CEO y cofundador de DropSource  

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig