Los líderes se hacen en el extremo profundo – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 2.510 CASOS NUEVOS Y 153 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Los líderes se hacen en el extremo profundo

Negocios
Negocios

Hay un viejo dicho que dice que los líderes no nacen, se hacen. Y aunque es un cliché, para mí siempre ha sido cierto. Ya sea como Directora de Negocios y Desarrollo Comunitario en JPMorgan Chase o en la junta directiva de la Cámara de Comercio Hispana de los EE. UU., siempre estoy pensando en las influencias que me hicieron ser quien soy.

Fui "hecha" por algunas cosas importantes: mi madre fuerte e independiente, el espíritu “capaz de hacer” de Texas y, lo que es más importante, la voluntad de sumergirme en nuevos desafíos, ya sea que pensara o no que estaba lista para enfrentarlos.

Sumergiéndose en el extremo profundo (Deep end)

Tengo un recuerdo de cuando estaba en primer grado. Estaba en mi primera fiesta en la piscina y había un montón de chicos cool y más grandes sentados alrededor de la parte más profunda de la piscina. Por supuesto, yo también quería ser cool, así que me senté junto a ellos. Lo siguiente que pasó fue que alguien me empujó a la piscina.

A medida que el agua corría sobre mi cabeza, entré en pánico, pensando: "¡Oh, Dios mío, estoy en el extremo profundo!". Ese momento me acompaña incluso ahora, porque de alguna manera, en medio de todo el pánico, mis instintos surgieron y yo simplemente nadé hasta la cima. Desde entonces he sido empujada al extremo profundouna y otra vez. Al principio es incómodo, pero no quieres ahogarte, así que tienes que nadar. Tienes que elegir nadar. Cada vez que he hecho esa elección, he crecido como persona y como profesional.

Por ejemplo, nací y crecí en Texas y, después de 22 años con JPMorgan Chase, mi gerente me pidió que me mudara a California para desempeñarme como Gerente Regional de Business Banking. Admito que probablemente no habría ido si mi gerente no creyera en mí. Su confianza en mí me llevó a tener éxito, incluso mientras luchaba por aprender en un nuevo lugar, construir una nueva red y atender a nuevos clientes. Pero al igual que cuando era una niña, mis instintos y entrenamiento se activaron y, finalmente, gracias al arduo trabajo, pude encontrar el éxito.

Me han empujado al extremo profundo una y otra vez. Al principio es incómodo, pero no quieres ahogarte, así que tienes que nadar. Tienes que elegir nadar

Aprendiendo de la fuerza y la independencia

Debo mi determinación y adaptabilidad a mis dos padres, pero especialmente a mi madre. Ninguno de los dos creció con la opción de seguir una educación superior, por lo que eran “trabajadores de cuello azul”. Pero mi madre era una adelantada a su tiempo. No teníamos mucho y ella siempre estaba buscando maneras de ganar dinero, ella habría prosperado en la moderna economía de conciertos (gig economy).

Cada Navidad, ella hacía tamales, que son populares durante la temporada de vacaciones en Texas; y se los vendía a nuestros vecinos. Cierta vez, recibió una llamada de su primo acerca de una granja en Indiana que estaba buscando trabajadores, así que cargó el auto conmigo y con mis tres hermanos y condujimos 24 horas desde Brownsville a Illinois. Es increíble pensar en su fuerza ahora que tengo mis propios hijos.

Ella me enseñó lo que significa liderar sin miedo. Al tener una mujer tan fuerte en mi vida, siento la responsabilidad de retribuirle. Trabajo arduamente para honrarla a través de todas las organizaciones, compañías y organizaciones sin fines de lucro con las que trabajo.

El poder del hogar y el empuje de lo desconocido

Creo que el espíritu de mi madre es un reflejo de Texas. Es un estado fuerte donde las personas son innovadoras y trabajan duro. Estoy orgullosa de llamar hogar a Texas.

En Texas, y en todo Estados Unidos, hay tantos hombres y mujeres latinos jóvenes que están rompiendo barreras para tener éxito. Se están graduando de colegios, iniciando negocios y apoyando nuestra economía. Nos lo debemos a nosotros mismos, como nación, a ellos les damos oportunidades.

Como mujer hispana, me siento inspirada cada vez que conozco a una joven latina y ella mira mi carrera y me dice: "Mis padres fueron obreros y me mostraron lo que es posible". Mi esperanza para las jóvenes latinas (y para todos los latinos) es ampliar los horizontes de lo que pueden lograr. Una vez que imaginan lo desconocido, pueden encontrar el apoyo adecuado.

Se necesita un círculo de mentores y narradores de la verdad para convertirse en un líder. Lo sé, porque mi círculo fue clave en mi propio viaje. Pero si no tienes un sistema de soporte disponible, debes crearlo tu mismo. Sumérgete en el extremo profundo. Porque al final, depende de ti nadar.

Sobre el Autor:

Alice Rodríguez es la Jefa de Negocios y Desarrollo de la Comunidad en JPMorgan Chase.

Fuente: J.P. Morgan Chase & Co.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig