Un empoderado Guzmán enfrenta su primera batalla con el Instituto Patria por las tarifas – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Entre el aumento y el congelamiento |Un empoderado Guzmán enfrenta su primera batalla con el Instituto Patria por las tarifas

El ministro planteó un presupuesto para el año que viene en donde las tarifas aumentan con la inflación. El titular del Enargas responde a Cristina Kirchner y quiere mantenerlas congeladas.
Economía
Economía

El ministro de Economía Martín Guzmán está cada vez más empoderado dentro del Gabinete nacional. Le ganó la pulseada al presidente del Banco Central en el manejo de la política monetaria y en la previa lo había hecho con el ministro Matías Kulfas quedándose con la estratégica Secretaría de Energía que representa dos variables importantes: tarifas y subsidios.

Con esto último bajo la órbita de Economía, el equipo de Guzmán avanzó en lo que quieren que sea la política tarifaria de los servicios de gas y energía para el 2021 y ya lo avisaron en el proyecto de Presupuesto. En la "ley de leyes" no hay un peso más de los que se asignaron durante este año para los subsidios y, si se cumplen las previsiones que realizaron, el año que viene la inflación alcanzaría el 29 por ciento.

En ese escenario, el flamante secretario de Energía, Darío Martínez, ya anunció que el gobierno no va a prorrogar el congelamiento de tarifas que termina el 17 de diciembre y, en reuniones con las operadoras eléctricas y de gas, ya adelantó que se trabajará con aumentos que acompañen la inflación.

"Nos trajo la palabra de Guzmán que las tarifas ajustarán en promedio la inflación. Para los sectores de mayor consumo y poder adquisitivo aumentarían entre un 50% y un 60% y para los sectores medios entre un 20% y un 30%. Sólo el sector que recibió IFE tendría una matyor carga de subsidios", explicaron desde una operadora.

Pero no todos piensan igual en el gobierno. El ala "dura" del kirchnerismo mira más allá de las cuentas públicas y del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y sabe que en el 2021 hay elecciones de medio término y los aumentos no ayudan. Ese sector lo encarna el interventor del Enargas, Federico Bernal.

"Bernal te dice que va a ser difícil el aumento. El año que viene hay elecciones, suponiendo que no hay pandemia, podrían llamar a una audiencia pública para marzo y el aumento que se pueda aprobar llegaría para el invierno, en la antesala de las elecciones. Después de decirte eso, te asegura que no está definido el aumento, a pesar de lo que diga Guzmán", aclararon desde una empresa.

Por si no quedaba claro el enfrentamiento, días atrás Bernal se reunió con el presidente Alberto Fernández y al término del encuentro dijo que "los aumentos no están definidos. Si aplicamos la tarifa que dejó Mauricio Macri el aumento tendría que ser de 100% y eso está descartado de plano. Los aumentos los va a decidir el presidente -en clara alusión a la potestad del ministro para definir la política tarifaria- y será el Presidente quien diga si se subsidia una parte o todo".

En declaraciones radiales, el hombre del Instituto Patria en el Gobierno dijo que lo que tenían que hacer es "llevar ese cuadro tarifario a un valor que sea compatible para que el servicio público pueda brindarse. Eso puede ser a través de la tarifa o puede ser a través de subsidios a las empresas durante todo este período de transición para que el impacto en las facturas sea nulo o el mínimo posible”.

Bernal sostuvo que el presidente les pidió avanzar con la normalización del sector, agregó que les sugirió un esquema de transición, pero a continuación agregó que “todavía no hay nada definido”.

Guzmán sabe que necesita aumentar las tarifas por dos razones. La primera es porque así lo acordó con el Fondo Monetario Internacional como parte del plan de reducción del gasto público y de cara a un posible acuerdo que incluya un desembolso. La segunda es que las distribuidoras empezaron a dejar de pagar por el gas.

Metrogas fue la primera en definir que no pagará ya que acumula una abultada deuda en dólares. Pero el resto la está acompañando porque, aseguran, no tiene forma de hacer frente a los costos luego de casi dos años de ingresos congelados. El punto fundamental que reclaman las empresas es que los cambios regulatorios implican más costos, desde tener que hacer una facturación mensual cuando antes era bimestral hasta la reducción de 75 a 60 días el plazo para pagar el gas al productor.

Mientras Martínez discute los aumentos y busca contener los pedidos, Bernal pone en twitter que "de no existir el congelamiento de tarifas, las facturas de gas residencial serían hoy un 86% más caras", 

"Quieren congelar y le sacan la cuenta a las empresas lo que están perdiendo de tarifas. Vas a discutir y te muestran los tuits de Bernal que dicen lo que están perdiendo y sobre la base de eso te piden. Hace política mientras nosotros tratamos de cerrar con el Fondo y acomodar el desastre que tenemos", se quejaba un hombre del Ministerio de Economía. 
 

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig