Justicia de Bolivia dicta cuatro meses de prisión preventiva para expresidenta Áñez – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

Coronavirus en Argentina: confirman 20.461 casos y 248 muertes en las últimas 24 horas

 

Es la interna 260 |Justicia de Bolivia dicta cuatro meses de prisión preventiva para expresidenta Áñez

Tras pasar dos días en celdas policiales, Áñez, de 53 años, entró este lunes a la cárcel para mujeres de Obrajes, en el sur de la capital administrativa, donde será la interna 260 del penal femenino.
N&P
El Mundo
N&P
El Mundo

La expresidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez ingresó a una penitenciaría de La Paz luego de que una jueza le dictara cuatro meses de prisión preventiva por su supuesta participación en el golpe de Estado contra el exmandatario Evo Morales en 2019, acusación que ella negó y por la que el Gobierno busca una pena de 30 años de cárcel.

También sus exministros de Justicia, Álvaro Coímbra, y de Energía, Rodrigo Guzmán, detenidos al igual que la exmandataria el fin de semana, fueron trasladados al penal capitalino de San Pedro en un fuerte operativo policial para cumplir también con la orden de prisión preventiva.

Los tres son acusados de la presunta comisión de los delitos de "sedición, terrorismo y conspiración", una acusación que ha sido negada por Áñez.

"Me envían 4 meses detenida para esperar el juicio por un 'golpe' que nunca ocurrió", tuiteó tras escuchar la resolución de la jueza Regina Santa Cruz, en una audiencia cautelar de varias horas realizada anoche mediante una plataforma tecnológica.

Santa Cruz escuchó en audiencia a las partes, tanto a la Fiscalía como a los abogados defensores de Áñez y de sus exministros. La Fiscalía había pedido inicialmente para los tres políticos seis meses de prisión preventiva.

Áñez, quien siguió la audiencia desde una dependencia policial, agregó por Twitter: "Desde aquí llamo a Bolivia a tener fe y esperanza. Un día, entre todos, levantaremos una Bolivia mejor".

La exmandataria fue detenida el sábado mientras se escondía en un baúl en la casa de un familiar en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico de Beni, 600 kilómetros al noreste de La Paz, después que Coímbra y Guzmán.

El nombre de Áñez, que dejó el poder en noviembre de 2020, figura en una denuncia que hizo en diciembre la exdiputada del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty contra el líder cívico de la rica región de Santa Cruz, el derechista Luis Fernando Camacho, gobernador recientemente electo de ese departamento.

La Fiscalía de Bolivia justificó el pedido de detención por una supuesta conspiración para llevar a cabo "un presunto golpe de Estado" contra Morales, quien dimitió en noviembre de 2019 en medio de una fuerte convulsión social.

Los opositores de derecha y centro denunciaron entonces que Morales, en el poder desde 2006, cometió fraude en las elecciones presidenciales de un mes antes para gobernar de manera ininterrumpida hasta 2025.

Las protestas derivaron en un motín policial y en un pedido de las Fuerzas Armadas para que Morales diera un paso al costado, lo que obligó al mandatario a dimitir y a salir exiliado a México, antes de trasladarse a Argentina como refugiado.

El dirigente volvió a su país en noviembre de 2020, tras la elección presidencial ganada por Luis Arce, quien fuera su ministro de Economía.

En la demanda figuran cinco exministros de Áñez, y jefes policiales, militares y civiles, sobre quienes pesan órdenes de captura. Desde el Gobierno, el ministro de Justicia, Iván Lima, señaló hoy que tiene previsto activar "cuatro procesos de juicios de responsabilidades contra Áñez".

"Se van a presentar cuatro acciones de juicios de responsabilidades iniciales y, seguramente, en las próximas semanas también vamos a presentar acción penal por las masacres sangrientas a partir de los avances que hizo el Ministerio Público en la vía ordinaria contra los actores que no tienen privilegio constitucional", dijo, citado por el diario El Deber.

Además, informó que pidió una pena de 30 años de cárcel para la expresidenta.

"La detención no debe ser la regla, debe ser la excepción", declaró antes de destacar que lo que busca el Gobierno no es una detención de cuatro meses "sino una condena de 30 años de prisión" por las "masacres sangrientas y madres que se han quedado sin hijos en Senkata, Sacaba, Montero y la zona sur de La Paz".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA urgió en Twitter "al Estado de Bolivia respetar los estándares interamericanos sobre garantías judiciales, independencia y protección judicial".

Explicó que emitía su posición "ante denuncias por inobservancia de las garantías judiciales en la ejecución de las aprehensiones", realizadas desde el viernes en la noche.

Antes de la CIDH, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió que se respeten "las garantías al debido proceso y haya una transparencia total en todos los procedimientos", según un comunicado de su portavoz.

La Unión Europea calificó de "preocupantes" los acontecimientos en Bolivia y dijo que los sigue de cerca.

La influyente Conferencia Episcopal de Bolivia exigió en tanto en un comunicado "la inmediata puesta en libertad de los detenidos". Los obispos dijeron que no pueden "permanecer pasivos, mientras se persigue a ciudadanos que han servido a Bolivia".

Áñez asumió la presidencia tras la dimisión de Morales y ahora exige un juicio de responsabilidades o de privilegio; que se realiza en el Tribunal Supremo de Justicia, previa autorización del Congreso.

Morales respondió desde Twitter que "no se puede hablar de sucesión constitucional (...) cuando se ha violado" la Constitución y dijo que Áñez "se autodesignó presidenta".

En la misma línea, el ministro Lima dijo que le corresponde un proceso ordinario por sus actuaciones como senadora, antes de haber asumido la primera magistratura.|

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig