Finanzas sostenibles. “Los negocios que cuidan el ambiente son inversiones más seguras” – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 912 CASOS NUEVOS Y 38 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Entrevista |Finanzas sostenibles. “Los negocios que cuidan el ambiente son inversiones más seguras”

Iván Buffone, socio gerente de Business & Sustainability, explica que la pandemia aceleró el ecosistema de empresas y políticas públicas que buscan impulsar la transición hacia un modelo productivo y económico sostenible. La emisión de bonos verdes, sociales y sostenibles se duplicó en 2020 superando lo US$ 460 mil millones.
Ana Belén Ehuletche
Entrevistas
Ana Belén Ehuletche
Entrevistas

Ahorrar emisiones de Co2 o pensar estrategias sociales integrales no es sólo positivo para el ambiente y la sociedad, los especialistas indican que es también es redituable.

A nivel regional, algunos países ya vieron el impacto y decidieron apostar. Es el caso de Chile, que en noviembre de 2020 y con asesoramiento del BID, emitió 2.100 millones de dólares en bonos sociales.

Con un contexto económico distinto y la renegociación de la deuda con el FMI como prioridad, Argentina ocupa el quinto lugar en volumen de emisión de bonos sostenibles, detrás de Brasil, Chile, México y Colombia.

Sin embrago, para algunos gobiernos locales, ya representa una oportunidad. La provincia de La Rioja fue pionera al emitir por US$ 300 millones y en el mismo año, Jujuy, hizo lo mismo por US$ 210 millones para energía solar. “La sostenibilidad se está convirtiendo en el nuevo mainstream - tendencia mayoritaria- en los centros económicos mundiales”, asegura Iván Buffone, socio gerente de Business & Sustainability (BS) y describe que “existe una convicción fuerte en torno a la conveniencia de realizar este tipo de iniciativas como una posibilidad de generar mayor reputación”.

“Creemos que los negocios que cuidan activamente del ambiente y promueven el desarrollo de la comunidad son inversiones más seguras, ya que reducen el riesgo no diversificable -intrínseco en todos los proyectos- y crean nuevas oportunidades que potenciarán los beneficios económicos”, dijo Buffone.

En diálogo con N&P, el especialista, que también es embajador argentino en los Premios Latinoamérica Verde, aseguró que el interés en el cuidado del ambiente que despertó la crisis que produjo el Covid – 19, aumentó la expectativa tanto de consumidores como inversores, en proyectos con impronta sustentable.

¿Cómo surgió el interés de trabajar en negocios eficientes y sustentables?

El interés por trabajar en generar negocios sustentables surge de nuestro propósito como empresa, que es impulsar la transición hacia un modelo productivo y económico sostenible. En esa línea, estamos convencidos de que el sector privado debe ser un actor clave en este camino de transformación, para demostrar que es posible generar rentabilidad e impactar positivamente sobre el entorno. Así, integrar modelos de negocio con el triple impacto y la sustentabilidad se vuelve estratégico. En este sentido, las finanzas sostenibles cobran protagonismo.

—¿Qué son las finanzas sostenibles?

Entendemos por finanzas sostenibles todas aquellas que incluyen factores sociales y ambientales a la decisión de inversión; las que miran la rentabilidad de un negocio a través de este prisma. El dinero y las finanzas son un componente esencial de los negocios: por eso, si se canalizan bajo características sociales y ambientales positivas, es muy virtuoso para todo el sistema.

—¿En qué momento se encontraban estas iniciativas antes de la pandemia y cuánto variaron las proyecciones previstas para 2020?

Las iniciativas en torno a la sustentabilidad venían en franco crecimiento, con ecosistemas de empresas y políticas públicas que buscan impulsar estos valores en distintos ámbitos. La pandemia, pese a los distintos problemas que causó y expuso, aceleró esta dinámica. Por ejemplo, la emisión de bonos verdes, sociales y sostenibles, a nivel global, creció casi al doble respecto a 2019, superando los USD 460 mil millones, y en Latinoamérica se triplicó.

— ¿Cómo observan la relación de las personas en general con las iniciativas de sustentabilidad asociadas a los negocios?

Notamos que todas las iniciativas asociadas a la sustentabilidad despiertan expectativa e interés por parte de los consumidores y público en general. Expectativa sobre las oportunidades que se pueden generar a partir de este tipo de acciones para los negocios y un interés muy creciente para no quedar afuera de la ola global. Los consumidores, las grandes empresas globales y el sector financiero se están conduciendo con mayor fuerza sobre estos conceptos. Por eso, para interactuar o generar relaciones con esos actores, la sustentabilidad se vuelve un eje central.

— ¿Cómo creen que evolucionará esta tendencia en el corto plazo?

Sin dudas se acelerará. La pandemia generó una conciencia colectiva respecto al cuidado ambiental y a la vida en comunidad que tiene su correlato en el mundo de los negocios. Por lo que es de esperar que las empresas que desarrollan sus actividades bajo una lógica sostenible crezcan y contagien al resto, incorporándolas a este movimiento.

— ¿Existen limitaciones?

Las limitaciones están dadas por la necesidad de una recuperación económica y generación de empleo a cualquier costo, y por la limitada oferta de instrumentos financieros disponibles para impulsar este tipo de negocios en países como Argentina.

— ¿Qué características singulares presentan los negocios que apuestan por la sostenibilidad en la Argentina?

En primera instancia, vocación. Hacer negocios en la Argentina puede ser una tarea compleja; por lo que hacerlo con una visión de cuidado del ambiente y de desarrollo de la comunidad, implica un sentido de propósito y una convicción fuerte. Pero también requiere tener una visión global de adelantarse a lo que está pasando en el resto del mundo, incluso en otros países de la región, en torno a la sustentabilidad y las oportunidades que ésta crea.

La sostenibilidad se está convirtiendo en el nuevo mainstream –tendencia- en los centros económicos mundiales. Por lo que, más allá de la vocación, existe una convicción fuerte en torno a la conveniencia de realizar este tipo de iniciativas como una posibilidad de generar mayor reputación: un posicionamiento estratégico de cara a consumidores, clientes, inversores y el mercado financiero; y una posibilidad concreta de potenciar el negocio desde lo económico gracias a esto. Argentina tiene un potencial enorme a raíz de su matriz productiva para generar un ecosistema basado en la sustentabilidad.

— ¿Cuáles son las proyecciones para el 2021?

Es un año que mantiene mucha incertidumbre a partir de la crisis producto de Covid -19. Sin embargo, factores globales permiten augurar una consolidación de esta tendencia. El establecimiento de nuevas regulaciones europeas, el retorno de Estados Unidos, al Acuerdo de París, la política ambiental de Biden, y la búsqueda por alcanzar la carbono-neutralidad por parte de diferentes países para el 2050, son algunos de los puntos que permiten proyectar un crecimiento durante 2021. Para visualizar sobre un ítem en particular, a raíz de estas condiciones, se espera un crecimiento del 50% del mercado de bonos verde durante este año.

— ¿Qué necesita el sector para crecer y desarrollarse más?

Incentivos, tanto desde el marco regulatorio como de las herramientas financieras. Incentivos que permitan acelerar la adopción de las empresas de prácticas sostenibles y reconocer y visibilizar lo que éstas hacen para generar un efecto contagio. Y sobre todas las cosas, generar esquemas económico-financieros que potencien esta ecuación. El primer beneficio que deben perseguir los negocios es el económico, que es el que habilita la creación del impacto ambiental y social positivo; por lo que es fundamental generar instrumentos financieros que permitan acompañar el crecimiento de los proyectos con estas características.   |

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig