Según un historiador, “Güemes es un paradigma de la nacionalidad y un prócer de la americanidad” – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.485 CASOS NUEVOS Y 23 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Reflexiones de mi patria |Según un historiador, “Güemes es un paradigma de la nacionalidad y un prócer de la americanidad”

El profesor e historiador Miguel Ángel Cáseres convocó a los argentinos a “difundir su gesta” a 200 años de su muerte rodeado por sus gauchos, en la Cañada de la Horqueta, el 17 de junio de 1821: “Güemes, San Martín y Belgrano, el trípode paradigmático de la Patria, tenían en claro que ese destino solamente se podía forjar desde un punto crucial, que era el de la unidad”. Es así, que destacó la “vigencia de ese legado político” y consideró que “eso es lo que hoy tiene que reflexionar el país”.
N&P
Sociedad
N&P
Sociedad

El profesor e historiador Miguel Ángel Cáseres manifestó que el general Martín Miguel de Güemes “es un paradigma de la nacionalidad y un prócer de la americanidad”, y convocó a los argentinos a “difundir su gesta” a 200 años de su muerte rodeado por sus gauchos, en la Cañada de la Horqueta, el 17 de junio de 1821.

“Güemes es un paradigma de la nacionalidad y un prócer de la americanidad”, expresó, tras lo que sostuvo que “invitamos a los que habitan este bendito país a fortalecer la metáfora: Montemos todos el moro de Güemes y salgamos a cabalgar todos los caminos de la Patria para difundir su gesta”. En este sentido, instó a que, “una vez que consolidemos ese objetivo, en ese mismo moro, todos los argentinos proyectemos” sus ideas “a lo largo y ancho de América”.

El historiador reflexionó sobre la importancia de los postulados del ahora héroe nacional “en este momento tan importante para la vida de nuestro Estado, en el acontecer de nuestra querida Nación, en el Bicentenario del paso a la inmortalidad del general Martín Miguel de Güemes”.

El proceso independentista iniciado en 1810 requirió de personalidades indispensables para que el 9 de julio de 1816 se declarara la independencia de nuestro país. Entre ellas se destacó el general Martín de Güemes, militar que comenzó su carrera como cadete en el tercer batallón del Regimiento Fijo de Infantería de Buenos Aires y que terminó como gobernador de Salta y general en jefe del Ejército de Observación, designado por el general don José de San Martín.

“Güemes no tuvo solo una aspiración provinciana, tuvo una visión claramente de carácter nacional, proyectada hacia los cuatro puntos cardinales del continente”, sostuvo Cáseres, quien consideró que “Güemes, San Martín y Belgrano, el trípode paradigmático de la Patria, tenían absolutamente en claro que ese destino solamente se podía forjar desde un punto crucial, estratégicamente vital, que era el de la unidad”.

Para Cáseres, ellos sostenían que este destino solo se podía concretar desde “el afianzamiento de una concepción de soberanía política, de independencia económica, una conciencia que tenía que llevar a un compromiso pleno de solidaridad, de conciencia nacional, donde el otro tenía la misma importancia”. “Ellos soñaron con la conformación de los Estados Unidos de la América del Sur. Soñaron con la conformación de estos estados", dijo.

Y agregó que "fueron estadistas porque crearon desde un territorio pleno de colonias, nuevos estados, pero fundamentalmente fueron los que pudieron reflotar un viejo legado, casi ancestral, de espíritu libertario de una manifestación de derechos en toda su gama, donde cada ser humano manifiesta la existencia de un derecho”.

Por eso, destacó la “vigencia de ese legado político” y consideró que “eso es lo que hoy tiene que reflexionar el país: afianzar lo que dijeron los congresales en la Casa de Tucumán, libres de España y de cualquier otra potencia extranjera”.

“Güemes decía: - nosotros no perseguimos bienestar individual, porque de dónde venimos hay bienestar individual y buen pasar, lo que nosotros buscamos es que ese bienestar se amplíe a través de los derechos y la organización jurídica, para todos los ciudadanos de los nuevos estados”, concluyó Cáseres.

El 7 de junio de 1821 una partida española, comandada por José María Valdés, entró por sorpresa en la ciudad de Salta y produjo una emboscada de la que participan los 400 hombres de infantería que conducía utilizando la información que le prestara Mariano Benítez. Lograron cerrar todas las salidas y esquinas de la plaza, y a Güemes no le quedó otra alternativa que montar en su caballo y saltar por sobre dos pelotones enemigos; pero al cruzar el Tagarete del Tineo (actual Avenida Belgrano en Salta Capital), recibió un balazo, herida que le provocó la muerte días después.

Güemes murió, el 17 de junio de 1821, en la Cañada de la Horqueta y rodeado de sus gauchos. En Salta, el 17 de junio es feriado provincial por el bicentenario de su fallecimiento, mientras que el feriado nacional fue trasladado, este año, al 21 de junio.|

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig