“Escala para el Bien”: la importancia de invertir en la gente

Por: David Fairhurst, McDonald’s Vice Presidente Ejecutivo, Director Global de Personal 

mcdonald's_escala para el bien

En mi vida he tenido dos grandes inspiraciones: mi abuelo y mi fe. A través de ellos, aprendí la importancia de ayudar a la gente y de ponerlos primero. Mi abuelo, Thomas Ogden, fue un emprendedor, que cuando completó su servicio militar, invirtió sus ahorros en un almacén. El me enseñó desde temprano el valor del trabajo duro y de la obsesión por el cliente que son esenciales para manejar un comercio exitoso.

Pero lo más importante es que él me enseñó que el crear una experiencia positiva para el cliente comienza con la gente. En mi adolescencia mi iglesia me dio la oportunidad de apoyar a la gente de la comunidad que estaba en circunstancias difíciles.

Eso me enseñó el riesgo de las etiquetas como discapacitado, desempleado o inmigrante. Si podemos ver más allá de esas etiquetas, hay un individuo que frecuentemente sólo quiere una chance de probarse. 

A lo largo de mi carrera, he tratado de vivir a la altura de los ejemplos que mi abuelo me dio. Este es el antecedente que me llevó a darme cuenta de que había un enorme potencial sin explotar para las organizaciones empleadoras de usar su escala y recursos para hacer una diferencia en este espacio.

Quería ser parte de hacer esa diferencia. Usé mi pasión por la gente en seis diferentes sectores industriales a lo largo de los años: Aeroespacial, Distribución, FMCG, Farmacéutica, Comercialización y Hospitalidad; para satisfacer las necesidades de los negocios y de los clientes a través de la gente y posibilitar a la gente el logro de su potencial.

Volviendo al presente en mi rol actual como Director Global de Personal de McDonald’s, mi motor principal sigue estando en la importancia de hacer una diferencia al negocio, la gente y las comunidades donde opera McDonald’s.

Estimular el empleo joven

Hoy, mientras la compañía avanza con su compromiso de utilizar la Escala para el Bien, estamos anunciando el objetivo global de reducir las barreras de empleo para dos millones de jóvenes al 2025. Lo haremos a través de entrenamiento pre empleo, oportunidades de empleo y programas de desarrollo en el lugar de trabajo.

Esto se basa en nuestro compromiso de proveer oportunidades de avance para todos a través de programas que proveen educación; además de asistencia en la carrera y matrículas como Archways to Opportunity o entrenamientos de liderazgo en Hamburger University and Apprenticeships.  

En asociación con los franquiciantes independientes, organizaciones locales y el International Youth Foundation (IYF), que tiene más de dos décadas de experiencia con el desarrollo de la juventud en todo el mundo; haremos esta iniciativa piloto en Chicago.

Objetivos de empleabilidad

Nuestro objetivo es reducir las barreras de empleabilidad para 4.000 jóvenes en la ciudad, antes de implementarlo en ciudades seleccionadas en Estados Unidos desde el 2019 en adelante. Esta iniciativa también será expandida a los mercados globales participantes a través de programas de entrenamiento localmente relevantes, comenzando desde el 2019. 

Como parte de este objetivo, estamos sumándonos al Global Initiative on Decent Jobs for Youth (Iniciativa Global para el Trabajo Decente para la Juventud), que es liderada por la International Labour Organization (Organización Internacional del trabajo), para ayudar a acelerar los esfuerzos globales para enfrentar la desocupación joven.

Según el reporte ILO Global Employment Trends for Youth 2017, un tercio de los jóvenes del mundo no están involucrados en trabajo, educación ni entrenamiento. Esto puede impactar en forma dramática el desarrollo de sus habilidades, su capacidad de generar ingresos, su empleabilidad a largo plazo y bienestar. Como un gran empleador de gente joven, McDonald’s tiene el potencial y la escala de ayudar a acortar esta brecha de oportunidades. 

A medida en que nos embarcamos en este objetivo ambicioso, sabemos que tenemos que trabajar conjuntamente en todo el negocio, el gobierno y la sociedad civil para brindar a la juventud la oportunidad que merece. Estoy deseoso por aprender de esta importante comunidad de socios, promotores y gente joven y poder hacer un impacto real y duradero. 

Estoy muy orgulloso de ser parte de una comunidad que comparte mi visión en la importancia de la gente y aboga por su potencial. Espero que mi abuelo esté orgulloso también. 

Fuente: McDonald’s