«Silenzio stampa» de Cristina: ¿estrategia política o manifiesto de su descontento con el gobierno de Alberto? – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 13.736 CASOS NUEVOS Y 300 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Verdades incómodas |"Silenzio stampa" de Cristina: ¿estrategia política o manifiesto de su descontento con el gobierno de Alberto?

Nuestro investigador de la antropología política se anima a echar luz sobre uno de los misterios insondables del universo: ¿por qué está tan callada la vicepresidenta?
Política
Política

Tengo miedo de escribir lo que estoy a punto de volcar en estas líneas. No sé si convenga.  No sé cuanto malestar generará entre muchos de los que habitualmente suelen leernos y disfrutan de nuestra ironía y mordacidad para el abordaje de la actualidad. Sin embargo, peino canas precisamente por haberme animado a decir cosas que otros no se animan ni a pensar. Y por eso en esta columna les voy a contar las conclusiones de una investigación que lleva varias semanas de producción y que puso en la mira, ni más ni menos, que a la vicepresidenta de la Nación y su silenzio stampa.

Una mujer que tampoco está acostumbrada a callar, pero que desde hace días, no emite opinión sobre los múltiples y complejos acontecimientos que complican el derrotero de su propio gobierno, ese mismo que ella contribuyó a erigir como alternativa política al macrismo y que hoy no encuentra el camino de salida a una crisis que se profundiza día tras día.

La pregunta que vengo formulando a analistas, dirigentes, funcionarios, legisladores y gobernadores, es la misma que seguramente muchos de ellos se formulan cuando conversan en los pasillos del poder: ¿por que no habla Cristina? Demás está decir que no podré develar ni bajo tortura sicológica la identidad de mis fuentes, que solo atinaron a hacer sus interpretaciones con el férreo compromiso de este escriba de no develar jamás sus identidades.

Las conclusiones de este trabajo de campo, arrojan tres posibles explicaciones del silencio de la vicepresidenta.

Primera hipótesis: "Si Cristina habla, opaca a Alberto"

Cada vez que la titular de la cámara Alta se expresa -generalmente a través de sus redes sociales- toda la atención se direcciona hacia su figura y eso provoca un desbalanceo inconveniente para el equilibrio de fuerzas entre ambos integrantes de la dupla ejecutiva. "Ella no pretende quitarle protagonismo al presidente, todo lo contrario y por eso se guarda, para no distraer a los medios y a la opinión pública, que siempre la salen a cruzar", sostuvo uno de los confidentes.

Segunda hipótesis: "Cristina no quiere contradecir a Alberto"

No alcanzan los dedos de las dos manos para contabilizar las veces que "esa mujer" se mordió la lengua evitando así declarar algo inconveniente para la estabilidad de la gestión. "Hubo muchas, demasiadas decisiones de Alberto que a Cristina no le gustaron pero realmente hubiese sido catastrófico que hubiese salido a opinar porque hubiera destrozado al presidente o cualquiera de sus ministros", confesó otro de los consultados. "Ella no se digiere a varios ministros, empezando por el bonito de Cafiero, a quien no le ve uñas para el guitarreo que demanda la Jefatura de Gabinete y continuando por Kulfas y Arroyo, candidatos a caer en el primer recambio del staff ejecutivo", completó, el buchón.

Tercera hipótesis: "Cristina quiere dar espacios a las nuevas camadas dirigenciales"

Así como tiene detractados, la Jefa también tiene favoritos dentro del entorno presidencial y aledaños. El más querido de todos es Wado De Pedro, a quien la vicepresidenta avala y aconseja toda vez que las circunstancias se lo permiten. Otro de los "pollos" de la "Shegua" (para continuar con las metáforas zoológicas) es el cascoteado Martín Guzmán, que pasó de la Gloria a Devoto en menos de lo que canta un Gallo. "Pobre Tincho, cerró deuda con privados y armó presupuesto en tiempo récord y apareció el pelotudo (sic) de Pesce para derrumbarle los logros con una política monetaria bien de los radicales", definió un dirigente camporista del conurbano que tiene tatuado a Néstor en la tetilla derecha y a Cristina en la izquierda. "La Jefa quiere que los pibes levanten la cabeza y pidan la pelota, por eso se guarda, para que no se escondan como pollitos debajo del ala de la gallina", culminó el muchacho peronista.

Como si la crisis de conducción fuera poco problema para el gobierno, a dos meses de cumplirse el primer aniversario de la gestión del Frente de Todos, la economía no arranca. Desde que arrancó la cuarentena, allá lejos y hace siete meses, todos los indicadores se derrumbaron: Pobreza, 40,9%; Desempleo, 13,1%; PBI, -19,1%, entre abril y junio; y encima los contagios de covid que no aflojan y ya  nos colocan sextos en la carrera por el récord de casos entre todos los países del mundo.

Que no nos tomen de boludos

Uno de los comunicadores favoritos del kirchnerismo más duro, expresaba ayer en su editorial radiofónica conceptos que bien podrían transformarlo -si es que ya no lo es- en el exégeta del pensamiento cristinista. "Hay muchos funcionarios que no juegan bien, son desorganizados por la lógica de la coalición, por eso hay momentos en que parece que se van convirtiendo en un mal gobierno, la mayoría de los funcionarios de este gobierno no quieren estar donde están, no quieren pelearse con el poder, sienten que esa guerra no es suya, y por eso arman estos planes económicos que duran una semana, no saben si apretar a los bancos o darles negocios, no saben qué quieren ni hacia dónde van, no saben con quien tiene que hacer alianzas, un día son la derecha menemista que pactan con el establishment y al otro día son chavistas que ponen un cepo tan cerrado que llevan al dólar paralelo 100% arriba del oficial", bramaba este miércoles el periodista de barba candado y ebullición fácil.

"El gobierno tomó medidas hace dos semanas que fueron muy malas y que empeoraron la situación, la semana pasada tomó otras medidas que la volvieron a empeorar, decirle al campo que las retenciones son del 33%, pero que por un tiempo van a ser del 30% para que liquiden es inútil por las diferencias con los tipos de valores del dólar?el gobierno no sabe si presionar al campo o seducirlo entonces se queda en el medio. Un símbolo más de tantas indefiniciones como la expropiación de Vicentín", finalizó el colega.

En este contexto, la palabra de la vice sería como tirar combustible sobre un pastizal en llamas. Habrá que ver si los bomberos llegan a tiempo para apagar el incendio, antes de que a Cristina se le cansen las manos de sostener el balde de querosene.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig