Con la vista puesta en las elecciones de este año, Fernández prepara su campaña en las provincias – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

INTERPOL EMITIÓ ALERTA AMARILLA PARA LA BÚSQUEDA DE GUADALUPE

 

El país Federal |Con la vista puesta en las elecciones de este año, Fernández prepara su campaña en las provincias

La medición de los líderes provinciales realizada por una consultora cordobesa es tenida en cuenta por el Gobierno para el 2021. La utilidad de los gobernadores para construir poder y la difícil tarea de seducir a Juan Schiaretti.
Política
Política

Durante el castigado 2020 la política argentina tuvo una silenciosa competencia interna: el ranking de gobernadores. Iniciado en el mes de mayo y con continuidad hasta el presente. La tabla mensual, elaborada por la cordobesa CB Consultora Opinión Pública se realiza en base a 24 encuestas simultáneas con el fin de conocer la imagen que tiene cada mandatario provincial en su distrito electoral, datos finales con los que se realiza el ranking general.

Desde su inicio hasta la actualidad, el ranking tuvo una variada gama de colores políticos en su primer puesto. En mayo se impuso el mendocino Rodolfo Suárez (Juntos por el Cambio), en junio el ganador fue el salteño Gustavo Sáenz (Identidad Salteña), en julio se lo quedó el radical correntino Gustavo Valdés, en agosto le llegó el turno al misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia), los meses de septiembre, octubre y diciembre fueron para Horacio Rodríguez Larreta (Juntos por el Cambio), recién en noviembre llegó al podio un gobernador del oficialismo, el sanjuanino Sergio Uñac (PJ-FdT).

Encuesta. La imagen de los gobernadores en diciembre de 2020.

El jefe del Gobierno porteño volvió a coronar en diciembre con una imagen positiva del 67,4 %. El segundo lugar fue para Uñac con el 66,6 % y Suárez obtuvo el tercer puesto con 64,1 %.

Los tres que peor califican son Alicia Kirchner, de Santa Cruz (40,9 %); Mariano Arcioni, de Chubut (41,6 %) y Ricardo Quintela, de La Rioja (44,8 %).

Quien más aumentó su imagen positiva en relación al mes anterior fue el santiagueño Gerardo Zamora (+ 5,2 puntos), mientras que el misionero Herrera Ahuad bajó en picada (- 4,1 puntos).

Quien sigue en franco ascenso es el bonaerense Axel Kicillof. En la última medición del año, su imagen positiva alcanzó el 56,9 %, porcentaje que representa un crecimiento de +3,4 puntos respecto a la evaluación del mes anterior.

Lo que vendrá

Un nuevo año electoral se avecina y el Gobierno, además de revalidar su gestión, pone en juego el control de la mayoría en el Congreso. En este marco, el rol de los gobernadores -especialmente de los aliados- será fundamental para que Alberto Fernández fortalezca su gestión y su posición dentro del frente gobernante, donde el esquema lidera la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner viene ganando terreno.

En esa línea, el Fernández prepara un plan para fortalecer su relación con los gobernadores, en especial con Córdoba, Santa Fe y las provincias del Nea y del Noa. Parte de esa idea es recorrer las provincias inaugurando ciclos lectivos y una serie de obras.

En el armado político la estrategia de seducir a los gobernadores no es nuevo, Fernández ya lo había hecho durante su campaña electoral. “Será un presidente con 24 gobernadores”, decía en los actos que no compartía con Cristina. Incluso el proyecto de las capitales alternas fue presentado en Mendoza, en plena campaña y con una invitada muy especial, la cordobesa Natalia De la Sota

Allí, el entonces candidato presidencial del Frente de Todos admitió que tomó la iniciativa de José Manuel de la Sota de convertir a Río Cuarto en capital alterna de Córdoba. En aquellos tiempos de campaña, Fernández y su grupo más cercano intuían que debían acercarse a los gobernadores para construir poder propio.

Si bien entienden que hay un grupo de cinco gobernadores opositores (Larreta, Morales, Valdés y Suárez) que no separarán lo político de lo sanitario, advierten en el Gobierno que el poder de seducción debe estar enfocado a los mandatarios peronistas y los que poseen sellos propios, pero particularmente con uno muy especial.   

En este nuevo escenario, el acercamiento incluye a Juan Schiaretti, el peronista más díscolo. Aunque la relación tiene vaivenes, sus diputados apoyaron los proyectos que tuvieron que ver con la gestión (incluso avalaron la movilidad jubilatoria), pero rechazan los cambios que el presidente y la vicepresidenta impulsan para el Poder Justicia.

En ese sentido, en Balcarce 50 dicen que Alberto reconoce en el cordobés su experiencia como gestor, pero sabe que no se comprometerá políticamente con su gobierno.

Mientras tanto, en la Casa Rosada priorizan la gestión para alimentar la figura presidencial. Miran en el espejo de los primeros dos meses de la cuarentena, cuando Fernández tuvo una alta imagen positiva y apuntan a ese objetivo.

En ese contexto, está previsto que en enero o en febrero (sin fecha confirmada) Fernández visite Córdoba por primera vez como presidente. Será parte de su nuevo plan de acercamiento a los gobernadores, Schiaretti incluido.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig