Un acuerdo clave con Beijing se encuentra frenado y el embajador Vaca Narvaja busca el equilibrio en el Tao – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 78.121 CASOS NUEVOS Y 281 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Política energética |Un acuerdo clave con Beijing se encuentra frenado y el embajador Vaca Narvaja busca el equilibrio en el Tao

El diplomático hace todo lo posible para reactivar los convenios con China para la construcción de dos centrales nucleares, pero en el directorio de Nucleoeléctrica Argentina nadie quiere firmar ningún papel. El ministro Martínez pregunta por el precio del petróleo y los chinos se preguntan Pakistán en NA-SA.
Roberto Jordan
Energía
Roberto Jordan
Energía

La semana pasada, la unidad 5 de la central nuclear de Fuqing, en el sureste de China, comenzó a generar electricidad para uso comercial después de siete días de prueba.  Hualong-1 es el nombre del primer reactor nuclear desarrollado por el gigante asiático y su tecnología fue ofrecida, como parte de un acuerdo, para que Argentina pueda construir la cuarta y la quinta central nuclear.

Sin embargo, los acuerdos se encuentran sin avanzar por un cortocircuito entre la secretaría de Energía de la Nación y la inactiva cúpula de Nucleoeléctrica Argentina SA (NA-SA), la empresa estatal que administra las operaciones de las centrales nucleares en el país. Ambas partes, esperan una señal de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para acomodar los tantos y saber quién llevará la batuta en las negociaciones con Beijing.

El presidente de la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC), Yu Jianfeng, quiere saber si el ingeniero José Luis Antúnez volverá a la presidencia de Nucleoeléctrica. A los chinos les tiene sin cuidado si avanza la causa 9181/2020 que fue asignada por sorteo el pasado 25 de noviembre al juzgado Federal Nº 11 y que tiene a Antúnez como imputado por los presuntos delitos de administración fraudulenta, defraudación contra la administración pública y negociaciones compatibles.

Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica de la Secretaría de Energía de la Nación, insiste con que Antúnez debe volver al ruedo. Pero algunos integrantes del directorio de NA-SA ya adelantaron que renunciarán si el ingeniero regresa, otros fueron más lejos y en voz baja amenazaron con hacer un escándalo.

“Ya es un papelón conque Basualdo lo presente como asesor”, se lo escuchó decir a uno de los tres integrantes del directorio que tiene a Eduardo Nies como presidente y a Rubén Quintana como vicepresidente. Algunos creen que el problema de fondo no es el inconveniente judicial de Antúnez, sino que el ex funcionario de Julio De Vido sería resistido por el ala técnica de Nucleoeléctrica.

Basualdo puso otro nombre como plan B sobre la mesa. Se trata del licenciado en Física Jorge Isaac Sidelnik, otro hombre con experiencia en el manejo de la empresa estatal por haber sido su gerente General hasta 2015. El problema es que también se encuentra imputado en la misma causa que Antúnez.

“Es gracioso porque fue la Oficina Anticorrupción, es decir el Estado, quien los denunció por presuntamente defraudar a la empresa en donde el propio Estado los quiere poner hora”, dijo a Negocios & Política una fuente del Gobierno que sigue de cerca el caso que mantiene congeladas las negociaciones en materia nuclear con China.

Sin paciencia oriental

El asunto mantiene con los nervios de punta al embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, que pese a sus esfuerzos y sus largas horas de meditación, aún no logra avanzar por el noble camino del Tao. Sin éxito, su amigo Isidro Baschar intenta tranquilizarlo desde Buenos Aires.

Isidro es uno de los tres integrantes del directorio de NA-SA y tiene doble trabajo: por un lado, activar los convenios con China y, por el otro, tranquilizar a Sabino. Es licenciado en Relaciones Internacional y parece que sabe lo que hace, conoce la letra chica de todos los tratados firmados con el gran dragón de oriente. Pero rompe la delicada paz espiritual de Sabino cuando en sus largas charlas le recuerda que la cuestión nuclear es de sumo “interés nacional”. Lo hace sin querer.

Basualdo, que supo lucir su reconocida cintura política durante su paso por las alfombras de la ex Enarsa, se toma las cosas con mayor tranquilidad. “Muchachos no sé cuál es el problema. Si le damos el raje a todos los que tengan algún problemita con la Justicia, no queda ni a mitad de la estructura del Estado”, repitió como al pasar un funcionario del entorno del subsecretario de Energía Eléctrica.

Mientras tanto, el secretario de Energía de la Nación, Norman Darío Martínez, mira el paisaje por una ventana y cada tanto pregunta el precio del barril de petróleo. Todo parece andar bien, hace días que Jorge Augusto Sapag no lo llama.

Sin problemas en Pakistán

Las cosas son más rápidas en Karachi (Pakistán), donde se encuentran dos de los seis Hualong-1 que existen, de los cuales uno comenzó a cargar combustible a finales de noviembre.

El Hualong-1 tiene una vida útil de unos 60 años y que cumple con los más estrictos estándares de seguridad del mundo. China está a la vanguardia de la tecnología de reactores nucleares de tercera generación en el mundo, junto a países como Estados Unidos, Francia o Rusia.

El reactor 5 de Fuqing generará 10.000 millones de kilovatios por hora (kWh) de electricidad al año, reduciendo las emisiones anuales de dióxido de carbono en 8,2 millones de toneladas.

La construcción de esta unidad comenzó en 2015 —un año después de que este tipo de reactores fuese aprobado por las autoridades— y concluyó en 2017, mientras que otro generador, que será la unidad 6, se completará este año. |  

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig