Un acuerdo forzado que busca equilibrar tensiones estructurales en el sector ganadero – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.358 CASOS NUEVOS Y 27 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Exportación |Un acuerdo forzado que busca equilibrar tensiones estructurales en el sector ganadero

Los anuncios del Gobierno para regular el mercado de la carne ponen luz sobe diferencias entre productores y frigoríficos. Habrá cortes reservados para el mercado interno, control de precios, y créditos, mientras afinan un plan para aumentar la cantidad de ganado. 
Ana Belén Ehuletche
Economía
Ana Belén Ehuletche
Economía

La distancia ideológica entre el Gobierno y el sector que representa al “campo” como corolario de las discusiones que generó la Resolución 125 de 2008, que establecía derechos de exportación –retenciones– móviles para el girasol, el maíz, el trigo, la soja y sus subproductos por cuatro años, aún surte efecto en las definiciones políticas y económicas que tienen a este sector como protagonista. 

Así, a la hora de negociar acuerdos de precios en mesas de trabajo, como lo hizo con otras cadenas productivas, el Gobierno eligió como interlocutor al Consorcio ABC, que reúne a las principales empresas dedicadas a la exportación de carne bovina, acusados por sus propios proveedores –los productores- como “beneficiarios de la campaña de Mauricio Macri”, según comentó un referente del agro a N&P. 

“Se los acusa de valijeros, de haber generado maniobras que generaron retornos para la campaña electoral del expresidente”, confió un dirigente ganadero. Al mismo tiempo indicó que tampoco existe buena relación entre la Mesa de Enlace y el Consejo Agroindustrial Argentino, que busca favorecer el diálogo entre el sector agropecuario y el Gobierno, con 7 mesas de trabajo. 

Con ese telón de fondo y asumiendo las diferencias estructurales, el sector de los productores aceptó a partir de “mutuas concesiones” que los frigoríficos negocien los acuerdos de precios a cambio de que no se discuta la representatividad del “campo” a nivel nacional. 

Poco después de concretarse los acuerdos, en distintos operativos de fiscalización en los 150 frigoríficos más grandes del país, la AFIP detectó maniobras de subfacturación y/o no declaración de operaciones en cerca del 90% de las firmas, que son las que concretan, principalmente, los envíos de carne al exterior. 

Desde ahí el Gobierno asumió que una parte de este sector le “mojó la oreja” y decidió dar pelea con el cierre de exportaciones por 30 días, para “ordenar el sector”, según indicó el presidente Alberto Fernández, al anunciar la medida, situación que impacta también en el negocio de los productores de ganado. 

El lock-out que realizaron las entidades del agro además de poner de manifiesto su malestar con la situación sirvió para mostrar las diferencias al interior del sector. Por eso, en reiteradas oportunidades, los dirigentes plantearon que no había diálogo, que no fueron consultados ni convocados por los funcionarios de Producción, que llevan a delante la negociación. 

Finalmente, ayer, las entidades rurales fueron convocadas a la reunión que encabezó el Presidente con cámaras que nuclean a industriales y exportadores de la carne para analizar un plan ganadero que apunta a aumentar la producción y las exportaciones y a la vez asegurar el suministro al mercado interno a precios accesibles. 

La convocatoria contó con la participación de José Martins (Consejo Agroindustrial Argentino), Nicolás Pino (Sociedad Rural), Juan José Grigera Naon (Instituto de Promoción de Carne Vacuna), Dardo Chiesa (Mesa Nacional de Carnes), Juan Eiras (Cámara Argentina de Feedlot), Alberto Fantini (Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados), Carlos Iannizoto (Coninagro), Carlos Achettoni (Federación Agraria), Jorge Chemes (Confederaciones Rurales Argentinas) y Mario Ravettino (Consorcio Propietarios de Carne). 

Por el sector público, acompañaron a Fernández, los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y de Agricultura, Luis Basterra; las secretarias de Comercio Interior, Paula Español y de Legal y Técnica, Vilma Ibarra y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca

A la fuerza 

Con presiones en todos los frentes, el Gobierno debía cerrar un acuerdo para generar señales positivas tanto al exterior, con la apertura de exportaciones, e internas, para bajar el precio de la carne en el exterior. 

Por eso, luego de negociaciones virtuales y telefónicas, ayer, con el total de los sectores en la mesa, el Gobierno planteó los lineamientos generales de un nuevo Plan Ganadero, que se pondrá en marcha dentro de los próximos 30 días. 

Pese al descontento de los sectores rurales, al término del encuentro, el ministro Kulfas, junto a su par de Agricultura, Basterra, dieron a conocer los objetivos del Plan, en una conferencia de prensa y anunciaron una ampliación del acuerdo de precios para los cortes populares; la conformación de la Mesa de Coordinación Sectorial de la Carne y la reapertura gradual de las ventas al exterior

El plan, que durante estos días será abordado en conjunto con los actores de la cadena cárnica, apunta a incrementar la producción en función de aumentar la capacidad exportadora del sector, sin descuidar el abastecimiento del mercado interno. 

Según describió Kulfas, el objetivo a mediano plazo es aumentar la producción de carnes, y pasar de 3,2 millones de toneladas actuales a 5 millones de toneladas por año. “De ese modo se podrían destinar 3 millones de toneladas para el mercado interno, que podría llevar el consumo local a más de 70 kilos por año por habitante, y 2 millones para exportación, que duplicaría las exportaciones del último año”, detalló el Ministro.  

“El Plan Ganadero es un conjunto de políticas de asistencia técnica y financiera hacia toda la cadena de producción del sector”, aseguró y explicó que, dentro de las medidas abordadas, se encuentran el financiamiento a tasas subsidiadas, el otorgamiento de beneficios fiscales y capacitaciones en mejoras tecnológicas y asistencia en el desarrollo técnico. 

En declaraciones radiales, el titular de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, confirmó que esperaban la apertura del 100% de las exportaciones y anticipó que se reunirán con las entidades de base para analizar los pasos a seguir. “La situación actual afecta a los productores. Nosotros no somos los que formamos los precios de la góndola”, dijo Achetoni en AM750. 

El dirigente rural explicó que los sectores concentrados son los que definen los precios y opinó que el gobierno hizo "todo al revés". "Hablaron sólo con los exportadores y perjudicó a los productores que ven volatilizada su certidumbre”, agregó. 

En sintonía Jorge Chemes, reconoció que notó “preocupado” al Presidente por abrir la exportación de carne lo antes posible y valoró que Fernández se comprometió a autorizar una apertura del restante volumen exportable, si se estabilizan los precios en los próximos 10 a 15 días.

 “Pese a que la situación inédita que vivimos, obliga a encontrar soluciones inéditas”, el anuncio es una “salida por arriba de la insólita medida de prohibición de exportación de carne que llevó a un conflicto que ha originado una pérdida de 200 millones de dólares de piso”, dijo Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI. 

El analista especializado en comercio internacionales, indicó que “es imprescindible volver a los consensos, a los acuerdos a largo plazo, a políticas de Estado, y, lamentablemente, no parece que podamos lograrlo en un año electoral”. 

Recuperación del mercado interno  

En materia de exportaciones, para hacer frente al incremento de la demanda por parte de China, principalmente, se reguló la cantidad de proteína que podrá exportarse y se le dio prioridad a los compromisos que Argentina ya tiene asumidos. Se podrá vender al exterior hasta el 50 por ciento del volumen mensual promedio exportado en 2020.  

Ese volumen podrá ampliarse en función de la evolución de los precios, la producción y el abastecimiento del mercado interno. Esta medida regirá hasta el 31 de agosto y podrá ser prorrogada.  

Al mismo tiempo se anunció la prohibición de manera transitoria de la exportación de determinados cortes, hasta el 31 de diciembre. La cartera de Producción informó que no se podrá vender al exterior media res, cuartos con huesos, y los cortes de asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío. Esta medida apunta a garantizar que mientras se reordena el mercado, los cortes más demandados en el mercado interno puedan quedar en su totalidad para el consumo de las y los argentinos.  

Además, para poder tener un monitoreo constante y coordinado sobre el tema, se dispuso la creación de una Mesa de Coordinación Sectorial, que será encabezada por el Ministerio de Desarrollo Productivo y en la que participan el resto de ministerios y organismos involucrados. La coordinación de esta Mesa estará a cargo del Jefe de Gabinete del Ministerio de Desarrollo Productivo, Alejandro Sehtman

En tanto, luego de haber “depurado el padrón de exportadores” de distintas empresas que habían realizado maniobras ilegales, Kulfas indicó que “se profundizarán las medidas de control sobre el sector exportador para evitar subfacturación y evasión fiscal”.  

En ese sentido se anunció que los valores de referencia serán actualizados de manera quincenal, con el objetivo de evitar posible subfacturación en las ventas al exterior y desalentar las maniobras ilegales.  

Cortes Cuidados  

El acuerdo de cortes populares a precios accesibles se ampliará a todos los días de la semana e implicará una rebaja en los precios de hasta el 45% sobre los valores actuales. La extensión del programa, que se firmará en los próximos días, involucra a los frigoríficos exportadores y las cadenas de supermercados nucleadas en la Asociación de Supermercados Unidos.  

Los cortes que formarán parte del acuerdo son tira de asado a $359, vacío a $499, matambre a $549, cuadrada o bola de lomo a $515, tapa de asado a $429, carnaza a $379, falda a $229, roast beef a $409, paleta a $485 y espinazo y carne picada (vigentes en Precios Cuidados) a $110 y $265, respectivamente.  

Además, se amplía el alcance del Mercado Federal Ambulante, con más puntos en el Área Metropolitana de Buenos Aires y distintos puntos urbanos del país. Las carnicerías del mercado tendrán disponible la tira de asado a $349, la carnaza a $369, la cuadrada a $499 y el roast beef a $399.|

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig