Regulación de divisas ¿por qué la industria necesita dólares? – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 102.458 CASOS NUEVOS Y 191 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

Balanza comercial |Regulación de divisas ¿por qué la industria necesita dólares?

En los últimos años, casi de forma sistemática, distintos actores del sector productivo se quejan por las dificultades para importar. Todo forma parte de la escasez crónica de divisas. La problemática afecta tanto a empresas que producen o ensamblan bienes en el país, desde autos, electrodomésticos o maquinaria hasta alimentos, ropa o medicamentos. ¿Cómo afecta la nueva flexibilización del BCRA?
Ana Belén Ehuletche
Economía
Ana Belén Ehuletche
Economía

Más del 80% de lo que importa la Argentina son insumos, bienes intermedios o bienes de capital que demanda el sector productivo, por eso, cada vez que el Banco Central restringe la salida de dólares al exterior, en gran medida, limita el desarrollo de su propia economía. La situación, naturalmente, genera tensiones.

En un contexto de fuerte endeudamiento y caída de reservas, tras las elecciones legislativas, el Gobierno tomó una decisión “anti-popular”, la restricción de financiamiento al turismo en el exterior que, si bien representó un duro golpe para las agencias de viajes -que ya venían castigadas por la pandemia-, busca oxigenar al sector productivo.

En ese sentido el Directorio del BCRA aprobó una flexibilización de la comunicación A 7030 para permitir el pago anticipado cuando se trate de importaciones de bienes de capital.

La norma (A7408) facilita la importación de bienes de capital que deben ser producidos a pedido de la empresa que lo importa y que debe acompañar la orden de compra con un adelanto del pago.

La comunicación A 7030 estableció la regla de “uno a uno”, que permite acceder a divisas por el mismo monto de los bienes importados y despachados a plaza. En el caso de bienes de capital que deben ser producidos a pedido, los importadores recién podían acceder a las divisas cuando el bien se encontraba en el puerto de origen.

Aunque si hacer mucho barullo públicamente, la noticia que era un pedido de entidades que agrupan a importadores, sectores industriales e incluso de pymes y emprendedores, cayó bien y fue celebrada en este entorno, porque permite ver “luz al final del túnel”, “otorga previsibilidad para el crecimiento y la inversión productiva·, dijo a N&P un empresario de la industria textil.

“El BCRA habilita girar el 30% anticipado, el 50% `vista´ -aquel que sería ya contra presentación de documento de embarque-, y después, el 20% restante una vez que llega al país la mercadería”, explicó Gabriel Salomón, socio Gerente de Jidoka, una compañía de servicios de logística y comercio exterior.

El especialista señaló que la medida que limita las propias medidas que había impuesto tiempo atrás el BCRA para evitar la fuga de reservas resulta positiva para el sector de comex y destacó que según expresaron desde la entidad "facilitará especialmente el acceso de diversas PyMEs a bienes de capital que permitirán aumentar su producción y eficiencia".

Para Salomón, “el Gobierno da un respiro sobre las condiciones de acceso automático al mercado cambiario para las importaciones de bienes de capital con pagos anticipados de hasta 270 días para su cumplimiento”, dijo y señaló que, junto con la flexibilización anterior, que tuvo que ver con los giros al exterior anticipado y vista para los insumos, son “una gran contribución para las PyMEs, y refleja la apuesta la producción nacional y la generación de empleo”.

Los datos del sector: ¿qué compra y que vende la Argentina?

En el escenario local el comercio exterior se recupera en 2021, partiendo de una baja base de comparación interanual, por los mínimos registrados en 2020 en el marco de la pandemia del Covid-19, mientras que, en simultáneo, la recuperación económica incrementa las operaciones de exportación e importación.

Según datos de los primeros 10 meses del año, las exportaciones crecieron 38,2% interanual y las importaciones 51,5%. Un informe elaborado por la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), describe que la evolución de las ventas externas se explica por la suba de precios de los productos que Argentina exporta (25,6%) acompañada por un incremento de las cantidades (10,0%).

En ese sentido marca que el desempeño fue heterogéneo: productos primarios (23,9%) subieron menos que combustibles y energía (36,6%), Manufacturas de Origen Agropecuario (44,5%) y Manufacturas de Origen Industrial (48,2%). Los productos que más contribuyeron al incremento de las ventas externas fueron harina y aceite de soja, maíz, vehículos para transporte de mercancías, biodiesel, energía, petróleo, porotos de soja, sorgo y trigo. Y, entre los que más cayeron se destaca carne bovina, gas natural, fueloil y calamares.

Por otra parte, al analizar las compras externas, se distingue que fueron impulsadas por la variación de las cantidades (34,5%) acompañadas por mayores precios (12,7%). Todas las categorías de importación tuvieron recuperaciones. Las de mayor participación en el total fueron bienes intermedios (41,1% del total), piezas y accesorios para bienes de capital (18,9% del total) y bienes de capital (15,6% del total). Al mismo tiempo, el informe de CIRA refleja que se destacaron las mayores compras de gasoil, gas natural licuado, vacunas, mineral y semielaborados de hierro, porotos de soja (para procesamiento), urea y fosfato monoamónico (fertilizantes agrícolas), entre otros.

Al revisar destinos y orígenes, se observa que entre enero y octubre las exportaciones a China bajaron 1,9%, compensadas por incrementos hacia Brasil (44,4%), la Unión Europea (46,9%) y en menor medida Estados Unidos (6,1%). Por su parte, las importaciones desde China se recuperaron 60,4%, desde Brasil 56,4%, desde la Unión Europea 40,4% y desde Estados Unidos 25,2% (Cuadro 2).

Con estos datos, más las perspectivas de crecimiento de la economía, en torno al 10%, según estima el Gobierno, la medida del todo positiva abre una incógnita ¿alcanza? El futuro acuerdo con el FMI, que comienza a transitar la recta final, la capacidad de generar reservas y, al mismo tiempo, comenzar a cumplir con los compromisos de deuda, abre dudas y no le da chance de bajar la guardia a los importadores. El circuito puede ser virtuoso o vicioso; todo dependerá de la letra chica.|

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig