Las provincias trabajan a contrarreloj para evitar el default – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 1.968 CASOS NUEVOS Y 25 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

La caja en riesgo |Las provincias trabajan a contrarreloj para evitar el default

El caso más complicado es el de Córdoba, que hoy ingresará en default técnico si no logra reestructurar su deuda. Salta, Chaco y La Rioja podrían correr con la misma suerte.
Economía
Economía

No son buenas las noticias para gestión del gringo Juan Schiaretti en el inicio de 2021. Tras el vencimiento del periodo de gracia, otorgado por 30 días el pasado 10 de diciembre cuando no abonó un cupón de interés por 25 millones de dólares en concepto de deuda externa, la provincia de Córdoba entra este lunes en default.

En este aspecto, la administración cordobesa debe abordar el pago de tres bonos en dólares que suman un total de U$S 1.685 millones y vencen en 2021, 2024 y 2027. Mientras tanto, las negociaciones entre el gobierno cordobés y los acreedores continuarán, por lo que se espera que en el corto plazo la provincia presente una nueva oferta que satisfaga las pretensiones de los bonistas.

El objetivo de las autoridades es alcanzar la aceptación necesaria en las cláusulas de acción colectiva (CACs) y, así, cambiar esa deuda por nuevos títulos bajo las condiciones acordadas. La última oferta que realizó el Ejecutivo provincial para reperfilar la deuda externa fue el pasado 4 de enero. 

En aquella oportunidad, se dispuso que los acreedores entreguen su consentimiento de que el 30% de los intereses devengados e impagos sea abonado en efectivo y, el resto, mediante la emisión y entrega de Títulos de Deuda Modificados. Sin embargo, este plan no tuvo cauce debido a que no recibió el respaldo necesario del 60% de los bonistas.

Si bien desde las provincias son optimistas, también saben que se les puede presentar una situación similar a la que afronta la provincia de Entre Ríos, que fue denunciada por los acreedores ante la Justicia de Nueva York por incumplir con los plazos de pagos acordados.

Por su parte, los acreedores (entre los que se encuentra el grupo de bonistas Ad Hoc) creen que el default fue buscado por el Ejecutivo cordobés como estrategia de negociación. Para ellos la provincia tiene capacidad para cumplir con todos sus acreedores y por eso se mantienen intransigentes.

De esta manera, la provincia quedó en una situación similar a la que están Buenos Aires, Chaco y La Rioja, que también entraron en default recientemente, mientras que Salta, Tierra del Fuego y Jujuy aún no presentaron propuestas de reestructuración y podrían seguir el mismo camino.

El gobierno salteño de Gustavo Sáenz el último jueves abrió un período de gracia por un mes y apuesta a la recuperación de la producción de hidrocarburos para garantizar el pago automático de un cupón de unos títulos públicos en dólares, emitidos en julio del 2016, por 350 millones de dólares. Misma situación se plantea para las provincias de Tierra del Fuego y Jujuy.

La provincia de Buenos Aires concentra la mayor cantidad de deuda externa a negociar, por u$s 7.148 millones en once bonos, está en default dado que ya van 10 prórrogas de plazo. A la provincia gobernada por Axel Kicillof se le suman Chaco y La Rioja.   

Renegociaciones exitosas

Hasta el momento, las únicas provincias que lograron con éxito la aceptación de sus propuestas de canjes fueron Río Negro, Chubut, Neuquén y Mendoza, con tasas de interés de entre el 11% y el 14%, condiciones particulares de distritos cuyas deudas estaban respaldadas por regalías hidrocarburíferas.

La provincia gobernada por Arabela Carreras llegó a un acuerdo para reestructurar su deuda con vencimiento en 2025 por u$s 300 millones al lograr la adhesión del 95% de los acreedores a la oferta. En términos de beneficios, le permitirá a Río Negro ahorrarse u$s 45 millones en el periodo 2020 a 2022 y más de u$s 190 millones en intereses teniendo en cuenta el periodo original del préstamo hasta 2025. 

Además, mediante la modificación de los términos del contrato logró extender el vencimiento en más de dos años, con lo que se postergó el vencimiento final del bono del 2025 al 2028. 

Respecto a Chubut, consiguió reestructurar una deuda de u$s 650 millones, al conseguir la conformidad del 91% de los acreedores. A mediados de noviembre consiguió la adhesión del 50% de los acreedores, pero necesitaba las tres cuartas partes del total. 

Finalmente, Mendoza logró reestructurar en septiembre u$s 530 millones de un bono que vencía en 2024, mientras que Neuquén acordó a fines de noviembre una reprogramación de pagos por títulos que en conjunto totalizan casi 700 u$s millones. 

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig