El primer acto de irresponsabilidad del año tiene la firma de Jair Bolsonaro – Negocios & Política

ÚLTIMO MOMENTO

CORONAVIRUS EN ARGENTINA: 3089 CASOS NUEVOS Y 23 MUERTOS EN LAS ÚLTIMAS 24 HORAS

 

La política de la tragedia |El primer acto de irresponsabilidad del año tiene la firma de Jair Bolsonaro

El presidente brasileño no logró contenerse por mucho tiempo más y tuvo que generar el primer escándalo de 2021. Sin cubrebocas ni distanciamiento social generó un tumulto en una de las playas del litoral de Sao Pablo.
Redacción N&P
El Mundo
Redacción N&P
El Mundo

Está visto que en 2021 Jair Bolsonaro no cambiará sus hábitos de irresponsable ni de escandaloso. Lo demostró el primer día del año cuando bajó de su lancha en Praia Grande y se lanzó al agua. Después de nadar algunos metros, el mandatario alcanzó la playa y una muchedumbre lo rodeó.

Muchas selfies y nada de distanciamiento. Segundos tardaron algunas de esas fotos en estar en las redes sociales, luego llegaron las voces de rechazo. El presidente y sus acompañantes no tenían barbijos

El viernes, el mandatario se encontraba junto a su familia descansando en una base militar del litoral del estado de Sao Paulo, cerca de la Praia Grande, uno de los doce municipios que desobedecieron las medidas del Gobierno gobernador local de volver a la "fase roja" y endurecer el confinamiento y distanciamiento social.

El panorama general

Mientras Bolsonaro era alzado y aplaudido por las personas en la playa, Brasil acumulaba 7,7 millones de casos confirmados de Covid-19 y superaba las 195.000 muertes. Es el segundo país en con más contagios en el mundo.

Lo que se está diciendo

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, fue uno de los primeros en criticar al capitán de reserva y presidente: "En el momento en que Brasil necesita de paz y actitudes para combatir la pandemia y salvar vidas, el presidente Bolsonaro nos ataca una vez más, cobardemente. La inoperancia y el negacionismo del Gobierno de este presidente estimularon la muerte de 194.000 brasileños por Covid".

"A Bolsonaro le gusta el olor de la muerte, el olor de la pólvora y el olor del dinero de las corruptelas (de uno de sus hijos, el senador Flavio Bolsonaro). Presidente: trabaje más y hable menos", escribió el gobernador de Sao Paulo en su perfil de la red social Twitter.

Otra de las voces que se ha oído este sábado contra Bolsonaro es la de la diputada Manuel D'Ávila, quien disputó en noviembre la Alcaldía de Porto Alegre -perdiendo en segunda vuelta- y es uno de los principales cargos políticos del Partido Comunista do Brasil (PCdoB).

"Cuando el peor ejemplo para la sociedad es el presidente", escribió en su perfil de Twitter la excandidata a vicepresidenta en 2018 en la fórmula con el izquierdista Fernando Haddad, en respuesta al vídeo que el propio Bolsonaro publicó en sus redes sociales.

Sin límites. Bolsonaro en la playa sin respetar las medidas de distanciamiento.

Detrás de escena

La semana pasada, Bolsonaro arremetió contra Doria, un antiguo aliado y ahora uno de sus principales rivales políticos, quien viajó a Miami de vacaciones un día después de poner para Navidad y Año Nuevo al estado en "fase roja", que restringe la circulación y las actividades comerciales.

Doria, quien fue blanco de críticas por "abandonar" el estado, interrumpió el descanso familiar, retornó inmediatamente a Brasil y argumentó que el motivo de su regreso fue el positivo para Covid-19 del vicegobernador Rodrigo García, quien iba a asumir el cargo durante su ausencia.

Bolsonaro y Doria libran una batalla política por la vacuna contra el coronavirus, en la que el gobernador se adelantó y ya cuenta con once millones de dosis y la licencia para la fabricación local del antivirus en el estatal Instituto Butantán de la empresa china Sinovac, que aguarda la autorización a su compuesto para ser inoculado a la población.

El presidente, quien al igual que Doria contrajo el coronavirus y se curó y ha sido uno de los líderes mundiales más escépticos frente a la magnitud de la pandemia, apuesta por la vacuna del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, que espera ser fabricada en Brasil por el laboratorio estatal Fiocruz.

Durante los picos más altos de la pandemia, Bolsonaro usó pocas veces la mascarilla en actos públicos y solía haber manifestaciones a su favor, a pesar de estar prohibidas las aglomeraciones en el Distrito Federal de Brasilia.

    Vínculo copiado al portapapeles.

    3/9

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

    Ant Sig