Dado el vertiginoso ritmo del cambio tecnológico, los inversores deben evaluar sus portfolios para eliminar el riesgo de obsolescencia de los productos y de los modelos de negocios que prontamente serán reemplazados. A la vez, tienen que desarrollar un marco de inversión ordenado y activo para identificar a los ganadores potenciales motorizados por la tecnología, de acuerdo con el último reporte que examina las mega tendencias de PGIM, el negocio de manejo de activos de Prudencial Financial, Inc (NYSE: PRU). 

Mientras que el mundo recién comienza a sentir los primeros efectos de los vehículos autoconducidos, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y otros giros tecnológicos, es imperativo que los inversores consideren cómo la tecnología puede afectar a todos los sectores de la economía, dice el reporte de PGIM, The Technology Frontier

La próxima ola tecnológica disruptiva será en la economía real 

“Contrariamente al sentimiento popular, la disrupción desatada por los cambios tecnológicos se desparramó mucho más allá que la de las startups de Sillicon Valley y las acciones FAANG y dará nueva forma a cada industria de la economía global”, dijo Taimur Hyat, jefe de estrategia de PGIM. 

Las implicancias transformarán radicalmente las oportunidades de inversión en todas las clases de activos y geografías

PGIM analiza tres sectores como ejemplo del inesperado alcance del cambio tecnológico: 

Real estate

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que trabajamos y vivimos, lo que, a su vez, está transformando el desarrollo inmobiliario, su uso y su reutilización. Dado el ritmo sin precedentes del cambio tecnológico, los inversores en real estate están, cada vez más, preparando los edificios “a prueba del futuro” para asegurar que pueden fácilmente ser convertidos para cubrir las necesidades cambiantes de los arrendatarios. 

Energía

La incorporación de nuevas tecnologías para la extracción y la generación de energía continuará modificando a un sector que ya de por sí es innovador. Con el tiempo, las firmas que invierten en tecnología de la próxima generación tendrán una ventaja: por ejemplo, la robótica de avanzada, la automatización y el big data están motorizando el aumento de la producción a través de los robots de perforación y los sensores en los pozos que dan un aviso temprano de las señales de riesgo potenciales.

Bienes de consumo

Gracias al alcance de los medios sociales, las pequeñas marcas se han hecho globales usando las redes de envíos para cada vez más evitar la intermediación de los mayoristas tradicionales. Las nuevas marcas pueden llegar a pueblos remotos del Himalaya. Al mismo tiempo, las marcas establecidas cada vez más se apoyan en la analítica predictiva y el big data para crear trayectos personalizados de clientes, lo que está transformando la experiencia de compra.

Pero, ¿dónde está la productividad? 

Inesperadamente, los avances tecnológicos todavía tienen que producir aumentos materiales en el crecimiento de la productividad, desconcertando a economistas y a inversores de igual forma. La difusión entre las industrias es lenta y despareja y ha significado que algunos sectores como el de la construcción y la salud hayan quedado rezagados significativamente detrás de los que están al frente de la innovación. En tanto, las firmas más arriesgadas capturaron la mayoría de los beneficios tecnológicos, concentrando las ganancias de productividad en algunas pocas compañías. Aun cuando se está utilizando la tecnología, el cambio tecnológico solo produce ganancias productivas notables con el tiempo dado el nivel de inversión requerida en procesos cambiantes, personal y mentalidades de gerenciamiento.

Portafolios moldeados por el viento del cambio tecnológico 

De manera de poder planear el impacto en el largo plazo del cambio tecnológico, los responsables principales de inversiones deben considerar cinco acciones para aprovechar los beneficios potenciales a la vez que proteger sus portfolios contra el riesgo: 

  • Proteger contra el riesgo de obsolescencia: los CIOs querrán evaluar el impacto potencial del cambio tecnológico en sus tenencias, prestando particular atención a las inversiones menos líquidas, de más larga duración que llevan los riesgos, pero no las ventajas, del cambio tecnológico 
  • Identificar las líderes en tecnología en su portfolio: los inversores deberán buscar firmas que hayan estructurado sus modelos de negocios en forma consciente en torno a la adopción de tecnología, que hayan demostrado su habilidad para aprovechar las tecnologías disruptivas, que han invertido desproporcionadamente en investigación y desarrollo de tecnologías para construir sistemas críticos con derechos de propiedad; y que continúan suplementando activamente los esfuerzos internos con fusiones y adquisiciones orientadas a la tecnología
  • Mirar más allá del capital de riesgo: los inversores querrán ampliar sus inversiones en compañías públicas expertas en tecnologías, ofertas escaladas en los mercados privados o activos reales e inversiones en infraestructura necesarias para permitir la promesa de nuevas tecnologías
  • Evaluar datos alternativos y análisis predictivos para manejar sus propios portafolios de inversión: los inversores deberán evaluar dónde y cómo adoptar inteligencia artificial y otras tecnologías predictivas para dar luz a sus portafolios, al mismo tiempo que evitar el riesgo de utilizar modelos saturados que identifican patrones falsos que realmente no existen. 
  • Apuntale un posible “azote a la tecnología”: ya sea por el desfasaje entre la tecnología que avanza y los marcos regulatorios que juegan un rol en los litigios contra las empresas de tecnología dominantes, las reglas de privacidad de los datos limitan a las firmas su habilidad de lucrar con los datos de los usuarios. Lo mismo ocurre con las crecientes disputas por derechos intelectuales internacionales: los inversores querrán asegurarse de que estos riesgos estén explícitamente contemplados en la valuación de sus nuevas oportunidades de inversión